Obama habló con sus pares de México, Colombia y Costa Rica sobre conflictos regionales

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó su intención de ayudar a Latinoamérica a enfrentar sus principales retos -la pobreza y el narcotráfico- en conversaciones telefónicas con sus pares de México, Costa Rica y Colombia.
La Casa Blanca informó que Obama llamó a los mandatarios, Felipe Calderón de México, Oscar Arias de Costa Rica y Alvaro Uribe, de Colombia, para agradecer a cada uno por sus llamadas para felicitarlo por haber ganado el premio Nobel de la Paz.

"El presidente reafirmó su compromiso con continuar el esfuerzo de trabajar como socios para promover una mayor inclusión económica y social, desmantelar las organizaciones ilegales de tráfico de droga y lidiar con otros retos clave que enfrenta el pueblo de las Américas hoy en día", dijo un comunicado emitido por la Casa Blanca.

El comunicado no indicó si Obama conversó con sus pares latinoamericanos sobre la crisis en Honduras, el mayor reto político del momento en la región.

Los cuatro mandatarios han condenado la ilegalidad del derrocamiento del presidente hondureño Manuel Zelaya en un golpe de estado el 28 de junio y exigido su restauración al igual que los otros países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El presidente de facto de Honduras Roberto Micheletti ha resistido las presiones internacionales y se niega a considerar la restauración de Zelaya, apostando a que la comunidad internacional acepte la elección de un nuevo presidente como salida al impasse actual.

La crisis hondureña puso a la prueba la promesa de Obama de mejorar las relaciones de Estados Unidos con América Latina que se deterioraron bajo el anterior presidente George W. Bush.

Comentá la nota