Obama formará un equipo para ayudar a la clase media

Es un sector muy golpeado por la crisis.El grupo será liderado por su vice, Joe Biden.
El futuro vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, encabezará un grupo de trabajo para ayudar a las familias de la menguante clase media, afectada por la crisis económica, anunció ayer el equipo de transición del presidente electo, Barack Obama.

"Mi administración se dedicará totalmente al futuro de la clase media y de las familias que trabajan", declaró Obama en un comunicado. "Estarán en el centro de nuestra gestión cada día en la Casa Blanca", agregó.

El futuro mandatario prevé reunir funcionarios de alto nivel para elaborar proyectos que tiendan a mejorar las condiciones de vida de las familias que enfrentan al aumento del desempleo, la crisis inmobiliaria y la escasez de crédito.

El equipo dirigido por Biden estará compuesto, entre otros, por los secretarios del Trabajo, de Salud y Recursos Humanos, de Educación y de Comercio, y los directores del Consejo Económico Nacional, la Oficina de Administración y Presupuesto, el Consejo de Política Nacional y del Consejo de Asesores Económicos. Sus trabajos arrancarán cuando asuma el nuevo gobierno, el 20 de enero.

"El presidente electo y yo sabemos que las condiciones económicas de las familias que trabajan se han erosionado y esperamos cambiar esa situación", señaló Biden en un comunicado.

"Nuestra tarea es analizar políticas existentes y futuras, y usar la vara de medir para evaluar su impacto en familias trabajadoras y de clase media. ¿Está creciendo el número de esas familias? ¿Están prosperando?", agregó.

El objetivo, explicó, es recomendar propuestas para asegurar que la clase media "no siga siendo dejada a la zaga". Este equipo publicará informes anuales sobre los hallazgos y las recomendaciones a formular, se informó.

En una entrevista emitida ayer por la cadena ABC, Biden remarcó que su papel como vicepresidente va más allá de una tarea en particular. Contó que durante la campaña le aclaró al entonces candidato presidencial: "No quiero ser el tipo que recibe una asignación específica". Su intención es opinar en todo asunto de importancia.

"Le dije que cada vez que él adopte una decisión importante, tanto en materia económica como política, o de asuntos exteriores, quiero estar en la sala", señaló Biden. Obama le prometió que así se haría, y ha cumplido: "En cada nominación que ha hecho hasta ahora, yo he estado", dijo Biden.

Además, advirtió que la economía se encuentra "en mucho peor estado" de lo que se habían imaginado inicialmente.

En tanto, mientras Obama viajó este fin de semana con su familia a Hawaii para pasar las fiestas, su equipo anunció que el presidente electo aumentó a tres millones sus objetivos para la creación de empleos en los próximos dos años.

El futuro presidente se había fijado la meta de crear 2,5 millones de puestos de trabajo, según anunció el mes pasado. Pero cambió esa cifra tras participar en una sesión informativa el martes pasado sobre la situación de la economía estadounidense, informaron ayer fuentes demócratas.

A lo largo de 2009 se perderán cerca de 4 millones de empleos en EE.UU., según esas predicciones, y el índice de desocupación puede llegar a rondar el 9% de la población activa, frente al 6,7% actual.

El presidente electo ha comenzado a pergeñar con los líderes del Congreso, de mayoría demócrata, un plan de estímulo económico por un valor muy superior a lo pensado inicialmente y que podría rondar los 700.000 millones de dólares, o aún más.

El programa prevé invertir en infraestructuras, nuevas tecnologías y energías alternativas y contaría con una serie de mecanismos para garantizar que sus fondos se usan de manera efectiva y transparente, según las fuentes.

Comentá la nota