Obama exige a las tarjetas de crédito que pongan fin a sus altas tasas de interés

Es por las quejas de los consumidores, castigados por deudas y penalizaciones.
El presidente de EE.UU. anunció ayer un nuevo proyecto de ley que busca terminar con los abusos de las firmas de tarjetas de crédito, a las que exigió evitar subas inesperadas del interés que cobran. Barack Obama buscó así oxigenar a los consumidores castigados por la crisis económica y las deudas, en una sociedad en la que el "plástico" es rey.

El presidente recibió a las catorce grandes empresas del sector para transmitirles la indignación de los consumidores que enfrentan un aumento de los recargos y de las altas tasas de interés, y comunicarles la reforma que promoverá en el Congreso. Su fin es buscar formas de proteger a los consumidores durante una severa contracción económica, sin imponer normas que dificulten la emisión de tarjetas por parte de los bancos o que ponga el crédito fuera de los consumidores.

El gobierno tratará que se prohiban las alzas injustas de las tasas de interés que se cobran por comprar a crédito, así como las comisiones y las penalizaciones abusivas que a veces se aplican. Los extractos que envíen las empresas tendrán que estar escritos en un lenguaje llano y sencillo. "No más letra pequeña, no más 'términos y condiciones' confusos", dijo Obama. El mandatario también reclama que las firmas faciliten el acceso de los clientes a sus contratos, en especial a través de Internet, y que simplifiquen los términos en los que les ofrecen nuevos productos. "La gente empieza con tasas de interés bajas y, apenas se dieron cuenta, las tasas se duplicaron, empiezan a aparecer en sus cuentas aranceles que no conocían", añadió el presidente ante las cámaras de TV junto a los ejecutivos. Existe en el sector -dijo Obama- "una completa falta de claridad en términos de las condiciones" del uso de tarjetas.

El negocio del "plástico" creció de forma exponencial en los últimos años en EE.UU., donde en enero de 2009 la deuda contraída por este medio de pago ascendía a US$ 963.000 millones, según datos de la Reserva Federal. Más de las tres cuartas partes de las familias utilizan tarjetas de crédito, con una deuda media por familia de 7.300 dólares. Una quinta parte de ellas, según datos del 2006, pagaba intereses que estaban por encima del 20%. Con el agravamiento de la crisis, la tasa de morosidad e impago creció un tercio desde 2006. Anualmente, las empresas de tarjetas recaudan US$ 15.000 millones en penalizaciones, lo que supone el 10% de todos los ingresos de la industria.

Comentá la nota