Obama estudia medidas para controlar más a los mercados

Obama estudia medidas para controlar más a los mercados
Le apunta a las agencias calificadoras de riesgo y a los "fondos buitres".
El Gobierno de Barack Obama planea moverse rápido para ajustar y endurecer el sistema de regulación financiera del país. Varios funcionarios admitieron que se harán amplios cambios que incluyen normas federales más estrictas para los fondos "buitres" o hedge funds, para las agencias calificadoras de riesgo y y también para las hipotecas, así como una mayor supervisión de los complejos instrumentos financieros que contribuyeron a la actual debacle económica por la que atraviesa el país.

El amplio bosquejo de la agenda del Gobierno surge de recientes entrevistas con funcionarios, de las audiencias de confirmación de nominados de alto rango del Gobierno y de un informe reciente de una comisión internacional liderada por Paul A. Volcker, uno de los principales asesores económicos del equipo de Obama que busca poner un coto a la crisis financiera generada por las llamadas "hipotecas basura", que estallaron con la burbuja inmobiliaria de mediados de 2008. El tema de ese informe es, según los funcionarios, que muchas grandes compañías e instrumentos financieros actualmente no supervisados deberán agruparse bajo un marco de regulación más amplio, y éste será el principio guía del Gobierno.

La crisis -que al inició implicó una depreciación grave de los precios de las viviendas- arrastró a varios bancos de primera magnitud involucrados en un sistema desregulado de financiación y se trasladó luego a otros sectores de la economía real, contagiando a otros países con problemas similares.

Los funcionarios consultados dijeron que quieren normas que eliminen los conflictos de interés en las agencias calificadoras de riesgo que dieron la máxima categoría a instrumentos financieros, en última instancia débiles, y que han sido una de las fuentes de la crisis del mercado. El problema central, dicen, es que las agencias están pagadas por las compañías para que las ayuden a estructurar los instrumentos financieros que posteriormente las mismas compañías califican. "Mientras lidiemos con el modelo de compensación, no vamos a lidiar con el conflicto de interés y las personas no tendrán confianza en las calificaciones", dijo Mary L. Schapiro a comienzos de este mes antes de ser confirmada por el Senado como jefa de la Comisión Nacional de Valores.

El secretario del Tesoro, Timothy F. Geithner, hizo comentarios similares orales y por escrito ante la Comisión de Finanzas del Senado. Los asesores dijeron que propondrían una nueva normativa federal para los operadores de hipotecas que emitieron una cantidad de préstamos inadecuados y que en gran parte están regulados por los Estados.También están considerando que la Comisión Nacional de Valores tenga mayor participación en la supervisión de los criterios de financiamiento de los valores respaldados por las hipotecas. En el Gobierno también se está estudiando exigir que los derivados de los seguros de crédito -un tipo de seguro contra el inclumplimiento de deuda- se comercialicen a través de una cámara de compensación central. De esta manera se facilitaría en gran medida la tarea de supervisión de su uso por parte de los reguladores.

Los funcionarios dijeron que las propuestas estaban destinadas a solucionar los problemas de regulación esenciales y los espacios vacíos que se desataron en la crisis del mercado. Entre ellos, el escaso control nacional a las instituciones financieras y a los prestamistas; las labores de gestión de poco riesgo por parte de los bancos y de otras compañías financieras; la creación de instrumentos financieros exóticos que no tenían el respaldo adecuado de las compañías emisoras; y los hábitos de endeudamiento considerado enfermo y peligroso de muchos propietarios de vivienda cuyas propiedades hoy valen mucho menos que sus hipotecas.

"Creo que nuestro sistema de regulación no se adaptó a la emergencia de nuevos riesgos", dijo Geithner en respuesta por escrito a un cuestionario que el senador demócrata de Michigan, Carl Levin, hizo público el viernes. "La crisis actual financiera ha dejado expuesta una cantidad de deficiencias en nuestro sistema normativo".

Los cambios en este sistema son una pieza importante del paquete más amplio que prepara el nuevo Gobierno para lidiar con la crisis del mercado. Por otra parte, pronto se proveerá la estrategia que usará para reparar la caída de la industria bancaria. Hay expectativas por saber si la Administración tendrá necesidad de gastar más de los UD$ 350 mil millones ya comprometidos en el rescate bancario. El equipo de asesores prometió que actuaría rápido en la agenda de la regulación financiera del Gobierno. Se espera que Obama haga su primer viaje al exterior el 2 de abril para la reunión cumbre del Grupo de los 20 en Londres. Los funcionarios dijeron que para entonces estarán delineados los detalles de su propuesta de regulación.

Comentá la nota