Obama envió en secreto tropas de apoyo para Afganistán

Son 13.000 efectivos que cumplen tareas logísticas como médicos, especialistas en inteligencia y policía militar. Esta cifra se suma al envío de los 21.000 soldados que el presidente anunció en marzo. Pero no se dio a conocer públicamente.
El presidente Barack Obama anunció en marzo que mandaría 21.000 efectivos más a Afganistán. Sin anuncio previo, sin embargo, la Casa Blanca autorizó también -y el Pentágono enviará- por lo menos 13.000 militares adicionales, según funcionarios de Defensa.

Las tropas extra son sobre todo de apoyo y comprenden ingenieros, personal médico, especialistas en inteligencia y policía militar. Su envío fue objeto de escasa mención por parte de funcionarios del Pentágono y la Casa Blanca, que hicieron más declaraciones en relación con las tropas de combate mandadas a Afganistán.

El envío de las tropas de apoyo a Afganistán lleva el incremento total que aprobó Obama a los 34.000 efectivos. La decisión no altera el número máximo de efectivos que se estima se encontrarán pronto en Afganistán: 68.000, más del doble de la cantidad que había cuando Bush finalizó su gestión. De todos modos, eso sugiere que un número significativo de tropas de apoyo, además de las fuerzas de combate, sería necesario para cumplir con el pedido de los comandantes. También subraya la creciente exigencia que soportan las tropas terrestres estadounidenses, lo que plantea cuestiones prácticas respecto de cómo el ejército y la infantería de marina cumplirían con un pedido del general Stanley A. McChrystal, el comandante en jefe de los Estados Unidos y la OTAN en Afganistán.

Especialistas en defensa señalaron que las fuerzas armadas por lo general necesitan miles de efectivos de apoyo por cada brigada de combate de unos cuatro mil hombres. Eso, a su vez, exacerba el nivel de exigencia que se plantea a la fuerza, en parte porque las tropas de apoyo son uno de los sectores de mayor demanda de las fuerzas armadas y se las sigue necesitando, y en gran cantidad, en Irak.

"Hay que reconocer que en los próximos diez o doce meses habrá algunos desafíos a medida que reduzcamos nuestra presencia en Irak, por lo que todo plan de aumento en Afganistán podría tener que ser más gradual", dijo Michael E. O'Hanlon, un investigador de la Brookings Institution.

Los funcionarios del Pentágono y la Casa Blanca no hicieron declaraciones públicas respecto de envíos importantes de tropas de apoyo. Por ejemplo, cuando Bush anunció el aumento en Irak, sólo habló de veinte mil tropas de combate y no mencionó los ocho mil efectivos de apoyo que las acompañarían. Cuando el general David H. Petraeus anunció que el aumento terminaría, sólo habló de la retirada de tropas de combate, ya que necesitaba conservar muchos de los efectivos de apoyo en Irak.

En relación con Afganistán, voceros de la Casa Blanca y del Pentágono difirieron respecto de qué era con exactitud lo que el presidente había aprobado.

En un discurso del 27 de marzo, Obama anunció que aprobaba 21.000 efectivos, y un vocero de la Casa Blanca dijo que el presidente no había dispuesto ningún otro incremento. Al pedírsele más detalles sobre las autorizaciones de tropas, el vocero Tommy Vietor contestó que el Pentágono estaba en mejores condiciones de proporcionar esa "información técnica".

Funcionarios de Defensa, sin embargo, admiten que el pedido de 21.000 efectivos llevó a la autorización de más fuerzas.

"Los 21.000 efectivos son sólo fuerzas de combate, y cuando se envía esas fuerzas se necesita cierta cantidad de tropas adicionales", declaró el vocero del Pentágono Bryan Whitman. El secretario de Defensa Robert M. Gates, que firma las órdenes de envíos, hizo que funcionarios militares precisaran la primavera pasada la magnitud completa del aumento y acordó que volvería a consultar con Obama si el Pentágono trataba de superar esa cantidad, dijo Whitman.

"Obama autorizó todo. Lo único que se anunció en un comunicado de prensa fue el contingente de 21.000", manifestó otro funcionario de defensa.

El pedido de McChrystal, que el gobierno analiza, sería una adición a las tropas que Obama aprobó. La solicitud comprende diferentes opciones para agregar tropas de combate, entrenamiento y apoyo, una de las cuales suma unos 40.000 efectivos.

Un aumento significativo de tropas en Afganistán a principios del año próximo -similar al incremento de 2007 en Irak- sería difícil de sostener dadas las dimensiones actuales del ejército y la infantería de marina y la demanda de tropas en Irak, señalan los funcionarios.

Comentá la nota