Obama envía a Honduras una misión de alto nivel

Estados Unidos decidió finalmente jugarse públicamente. Hoy partirán hacia Honduras los tres encargados de América Latina del gobierno de Barack Obama: el subsecretario para Asuntos Hemisféricos, Tom Shannon; su número dos, Craig Kelley y Dan Restrepo, del Consejo Nacional de Seguridad.
El objetivo es presionar al presidente de facto Roberto Micheletti y el derrocado Manuel Zelaya para que lleguen a un acuerdo que ponga fin a la crisis. Es la primera vez que EE.UU. sale detrás de la escena y adopta un papel protagónico en este conflicto. ¿No es demasiado tarde?

Las negociaciones iniciadas con el auspicio de la OEA quedaron estancadas cuando las partes no pudieron ponerse de acuerdo sobre quién debe decidir la restauración de Zelaya, si la Corte Suprema o el Congreso.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, llamó por teléfono el viernes a los dos líderes hondureños para decirles que hay una creciente frustración en EE.UU. y en toda la región sobre el deterioro de la situación en Honduras. Según The New York Times, Hillary fue más dura con Micheletti porque EE.UU. piensa que él ha sido el más difícil en este proceso. Hillary le dijo que había dos caminos hacia las elecciones: "uno, en el que Honduras avanza sola, y el otro, en el que avanza con el apoyo de la comunidad internacional".

Hillary es consciente de que si la crisis hondureña no se resuelve, lo más probable es que la confirmación de las candidaturas de Tom Shannon a la embajada de EE.UU. en Brasil y la de Arturo Valenzuela en la Subsecretaria de Asuntos Hemisféricos que están bloqueadas en el Senado, jamás tenga lugar. No será la primera vez. Cabe recordar que Pete Romero, el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, designado por el presidente Bill Clinton nunca obtuvo su confirmación.

En el último mes, Micheletti ha desarrollado un lobby muy duro en contra del presidente Zelaya en Washington. No sólo contrató a lobbistas profesionales que han golpeado puertas de legisladores republicanos y demócratas sino además contó desde un principio con el apoyo de la comunidad cubana estadounidense en Miami.

Mas aún, 50 organizaciones anti castristas se unieron para formar un puente de solidaridad entre Miami y Tegucigalpa en apoyo a Micheletti. La vice presidenta de MAR (Madres y mujeres anti represión) por Cuba, María Coculluela, contó a Clarín que hace tres días estuvo en Tegucigalpa para recibir el primer container, con remedios y ropa, que entregaron al gobierno de Micheletti para repartir entre los más humildes. "Hicimos una maratón por una radio de aquí en la que pedimos lo que nos pudieran dar. Y la reacción de la gente fue increíble", contó.

Comentá la nota