Obama: "Se empiezan a ver señales de progreso"

Obama:
El presidente de EE.UU. defendió su plan de estímulo económico y el presupuesto anual. Justificó la idea de poder intervenir a las financieras.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, afirmó este martes que se empiezan "a ver señales de progreso" en la economía, aunque advirtió que superar la crisis llevará "mucho tiempo" y será necesaria la colaboración de todos.

Obama comenzó una conferencia de prensa, la segunda que da en dos meses de mandato, en la que pretendió comunicar su mensaje económico. Antes de responder preguntas, aseguró: "Nos recuperaremos de esta crisis. Va a hacer falta tiempo y paciencia, pero cuando trabajamos juntos es cuando tenemos éxito".

El Presidente habló de las medidas económicas que propuso desde su llegada a la Casa Blanca, entre ellas el plan de estímulo económico valuado en 787.000 millones de dólares y un presupuesto de 3,6 billones de dólares. Éste último muy criticado por la oposición republicana y hasta por algún demócrata moderado, en especial luego que el brazo auditor del Congreso denunciara que esa propuesta aumentará el déficit fiscal a 1,845 billones de dólares este año y a más de nueve billones en una década.

Al respecto, Obama defendió su propuesta presupuestaria y aseguró que "la mejor manera de reducir el déficit es con un presupuesto que nos lleve al crecimiento económico", como a su juicio haría su proyecto. Según dijo, "este presupuesto es inseparable de la recuperación económica".

El presidente estadounidense prometió reducir a la mitad el déficit presupuestario, que se calculaba en 1,2 billones de dólares en enero, en el plazo de cuatro años. Obama consideró que el presupuesto permitirá "invertir en energías renovables, crear nuevos empleos, nuevos negocios y depender menos del petróleo extranjero".

"El presupuesto que he enviado al Congreso sustentará la recuperación de nuestra economía sobre cimientos más sólidos, de manera que no tengamos que enfrentarnos a otra crisis como ésta en 10 o 20 años", sostuvo.

La propuesta presupuestaria pone el acento en el fomento de la educación y una reforma del sistema sanitario que, según Obama, permitirán "sentar las bases de una prosperidad segura y duradera". Al respecto dijo: "La mejor manera de recortar el déficit a largo plazo no es manteniendo las mismas políticas de siempre, de deuda masiva y poca prosperidad. Es con un presupuesto que nos permita pasar de la era del gasto y los préstamos, a la era de los ahorros y la inversión".

REACCIÓN ANTE AIG. Barack Obama también justificó su tardanza en reaccionar al escándalo de las primas millonarias de los ejecutivos de AIG, al asegurar que le gusta enterarse de qué está hablando antes de decir algo.

Algunas de las preguntas que le formuló la prensa versó sobre el silencio inicial que mantuvo el Gobierno cuando salió a la luz el cobro de 165 millones de dólares en bonificaciones para los directivos de AIG, compañía que recibió ayudas multimillonarias del Estado: "Bien. Tardamos un par de días porque me gusta saber de qué estoy hablando antes de decir nada, ¿ok?", remató Obama.

El asunto del gigante asegurador salió también a la luz cuando Obama quiso justificar la necesidad de otorgar un mayor poder a la Reserva Federal y al Tesoro para que puedan intervenir instituciones no bancarias, como AIG. Precisamente, el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y el presidente de la Fed, Ben Bernanke, acudieron este lunes al Congreso para formular esta petición.

En la conferencia de prensa, Obama explicó que en la actualidad las autoridades supervisoras pueden asumir la gestión de un banco, pero no de una empresa aseguradora, como AIG, lo que ha dado como resultado situaciones "sin control", y citó como ejemplo el pago de las bonificaciones millonarias: "Tenemos que poder asumir el control de cualquier entidad susceptible de poner en peligro la estabilidad del sistema financiero. Ahora mismo no tenemos ese poder", finalizó.

Comentá la nota