Obama elogió a Chile e invitó a Bachelet.

El presidente norteamericano, que ya había dialogado con Lula y con Uribe, dijo que esperaba su visita en la Casa Blanca.
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se contactó telefónicamente con la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y la invitó formalmente para los próximos meses a la Casa Blanca, por lo que se convirtió en la tercera presidenta de la región -después del brasileño Lula da Silva y el colombiano Alvaro Uribe- en tener contacto directo con el flamante mandatario norteamericano.

Según comentaron fuentes del Palacio de La Moneda a LA NACION, Obama y Bachelet tuvieron una conversación de unos 15 minutos, en cuyo transcurso abordaron la crisis económica mundial y regional, y la próxima Cumbre de las Américas que se realizará en Puerto España, Trinidad y Tobago, en abril.

De acuerdo con estas fuentes, Obama también habría "valorado los avances alcanzados en Chile en el último tiempo", y coincidió con su par chilena en la importancia de reforzar la relación bilateral.

Bachelet ya había conversado con la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton. El entorno de Bachelet ya trabaja en la concreción de la visita a Obama, que podría ocurrir en el primer semestre del año.

El primer gesto de Obama como presidente electo para con América latina lo tuvo con Lula, lo cual marcó el reconocimiento norteamericano al liderazgo brasileño en Sudamérica. Lula fue invitado a viajar a Washington en marzo. Obama también dialogó telefónicamente con el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, a quien le garantizó que Estados Unidos seguirá apoyando los esfuerzos de Bogotá "para mejorar su seguridad y prosperidad".

La Argentina, en tanto, trabaja en consegir un contacto entre Obama y Cristina Kirchner antes de la cumbre del G-20 en Londres, en la cual coincidirán. La relación entre ambos está ensombrecida por las suspicacias que despertó la gira de Kirchner por Cuba y Venezuela en el momento de la asunción de Obama.

Como presidente electo, Obama se contactó con Lula, con Cristina Kirchner, quien estaba de gira por Africa; con Uribe, con el peruano Alan García y con Bachelet, para agradecerles su apoyo. Y en enero, antes de su jura, recibió al presidente de México, Felipe Calderón.

Comentá la nota