Obama, a 100 días de gobierno: "Hemos emprendido la tarea de reconstruir EEUU"

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó que en los primeros cien días de gobierno que cumplió realizó los cambios "prometidos" para "rehacer" el país pero y, aunque se manifestó "contento" con los logros, dijo que está lejos de sentirse "satisfecho" aún, especialmente con la economía.
"Hemos comenzado a recoger nuestros pedazos y a quitarnos el polvo y hemos empezado el trabajo de rehacer América", dijo Obama en un discurso sostenido en un instituto en Saint Louis, Missouri, con motivo de sus primeros cien días en la Casa Blanca.

"Los cambios que hemos hecho son los cambios que prometimos", aseguró ante una audiencia que llenó de aplausos la sala en diversas ocasiones.

"Estoy contento con los avances logrados, pero no satisfecho. Tengo confianza respecto al futuro, pero no estoy contento con el presente", agregó en referencia a la grave crisis económica que ha tenido que afrontar desde el primer día de su mandato, el 20 de enero.

Sobre la crisis iniciada en el país y que se ha extendido a todo el mundo, recordó una vez más que "se cocinó durante muchos años" y que "tomará tiempo superarla".

"Hemos recorrido un buen trecho. Ya podemos ver la luz al final del túnel, pero tenemos un camino mucho más largo por delante", advirtió.

"No puedo estar satisfecho cuando sigue habiendo trabajadores sin empleos, familias que todavía no pueden pagar sus facturas, cuando hay demasiados norteamericanos que no pueden costearse el sistema de salud", insistió y aseguró que su equipo no podrá "descansar" hasta que se produzcan mejoras en educación, energía renovable, se logre un sistema de salud "acorde con el siglo XXI" y que "tenga sentido".

Por ello, defendió las inversiones realizadas por su gobierno hasta la fecha en estas esferas, así como un cambio en el sistema impositivo para que paguen más "los más ricos".

En el plano internacional, el mandatario norteamericano también defendió su política en Irak de empezar a reducir las tropas a la par que reforzó el personal militar en Afganistán.

"No podemos descansar hasta que América sea segura y nuestro liderazgo sea restaurado. Y por eso es por lo que he empezado a poner fin a la guerra en Irak mediante una transición responsable al control iraquí", sostuvo. "Es su país, tienen que asumir el control", subrayó.

"Rechazamos la falsa opción entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Por eso es por lo que ordené el cierre del centro de detención en Guantánamo", agregó.

Según Obama, la acción política estadounidense en la esfera internacional no debe reducirse sin embargo al aspecto militar y, por ello, defendió las partidas en ayuda al desarrollo, que por lo demás consideró demasiado escasa teniendo en cuenta que es una "buena estrategia" para el país.

En este sentido, Obama puso el ejemplo del brote de gripe porcina en México y su expansión a Estados Unidos y otros países.

"Si México tiene un sistema de salud pública bueno y fuerte que sea capaz de detectar estas cosas (como la gripe porcina) rápido, eso nos acabará ahorrando dinero, porque la gripe puede ser contenida", explicó Obama acerca de la necesidad de ayudar a países menos desarrollados.

"Es importante porque muchas veces podemos adelantar nuestros intereses nacionales más efectivamente demostrando que nos interesamos en el bienestar de la gente de otros países", señaló Obama.

El mandatario ya había mencionado el tema durante la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, donde destacó los miles de médicos que Cuba manda a países pobres como un ejemplo de lograr una buena influencia internacional.

Comentá la nota