Obama: "No voy a dejar que la crisis se convierta en catástrofe"

En su primera rueda de prensa como presidente defendió anoche su plan.
Situada a 250 kms de Indianapolis, en Indiana, Elkhart es una de las ciudades de EE.UU. más golpeadas por la crisis económica. Con compañías al borde de la quiebra, el desempleo alcanzó allí un 15,38%, es decir un 11% má que cuando comenzó la crisis en 2007.

Esto explica porqué el presidente Barack Obama eligió ayer a esta ciudad de 58.000 habitantes para lanzar una virulenta campaña en favor de su paquete de estímulo económico que, aunque anoche se acordó que se votaría hoy en el Senado, está siendo duramente atacado por la oposición republicana.

La ofensiva de Obama no sólo incluyó un cabildo abierto en Elkhart. En el horario central de la tv estadounidense, el presidente brindó anoche su primera conferencia de prensa desde que asumió. "No voy a dejar que esta crisis se transforme en catástrofe", dijo con tono severo. Y en un mensaje directo para los republicanos señaló: "Estoy dispeusto a escuchar otras ideas...pero lo que no voy a hacer es retornar a las teorías que ya fueron instrumentadas en los últimos ocho años y que fracasaron". Obama, además, urgió al Congreso a que supere sus diferencias y adopte "esta semana" su plan.

El mandatario resaltó que tuvo gestos hacia el partido opositor, que incluso había invitado a representantes a dialogar y hasta había nombrado a tres republicanos en el gabinete. "No esperaba votos por eso –dijo– pero es una manera de ir construyendo confianza entre oficialismo y oposición".

Frente a los periodistas acreditados en la Casa Blanca, Obama enfatizó que lo más importante de su gobierno es "salvar o crear hasta cuatro millones de puestos de trabajo", para contrarrestar el creciente índice de desempleo.

Después de que anoche el Senado votó dar por terminado el debate sobre el paquete de estímulo económico, todos los observadores pronostican que la Cámara Alta aprobará hoy el proyecto de 827.000 millones de dólares. Pero luego será necesario conciliarlo con el paquete de la Cámara de Representantes por un monto de 819.000 millones de dólares antes de que vuelva a ambas cámaras para su aprobación definitiva.

La dura oposición al paquete obligó a Obama a salir de Washington en busca del apoyo de la gente. La popularidad de Obama es de 74%, es decir sigue siendo muy alta, pero solo el 54% está de acuerdo con su plan económico.

"No es perfecto. Después de todo viene de Washingon y tiene que atravesar el Congreso", dijo Obama con mucha ironía en Elkhart. Pero, según el presidente, no hacer nada no es una opción porque deteriora aun más la situación.

El presidente pasó todo el día enumerando los beneficios de su plan. Habló de la creación de 3.000.000 de empleos, incluyendo 80.000 para Indiana, también de un crédito impositivo de 500 dólares y del acceso a atención medida y a beneficios por desempleo para miles de personas.

Además de los cabildos abiertos y la conferencia de prensa, la ofensiva de Obama incluyó el envió de millones de e-mails pidiendo apoyo para su plan. Más aún, hoy está previsto un segundo cabildo abierto en Fort Myers, Florida. El jueves Obama irá a Illinois

Comentá la nota