Obama declara emergencia sanitaria por la Gripe A

El presidente estadounidense Barack Obama declaró "emergencia nacional" por la gripe H1N1, en momentos en que Estados Unidos tiene millones de casos de infectados y más de mil muertos a causa de la enfermedad, anunció ayer la Casa Blanca.
La declaración, firmada la noche del viernes, califica la situación de "emergencia nacional".

A través de esa medida, se refuerza la capacidad de las instituciones sanitarias para manejar la afluencia de pacientes contagiados, al permitirles establecer medidas de urgencia sin ajustarse a ciertas exigencias federales.

En el documento, Obama destaca que "el rápido aumento de los casos a través del país amenaza con desbordar a los servicios de salud".

"Identificando rápidamente el virus, poniendo en marcha medidas de salud pública, informando a los profesionales de la salud y el público y estableciendo una vacunación eficaz, hemos tomado medidas enérgicas para reducir el impacto de la pandemia y proteger la salud de nuestros ciudadanos", indicó el presidente.

Servicios de salud

"Teniendo en cuenta la progresión continua de la pandemia, y para seguir preparando al país, tomamos medidas suplementarias para facilitar nuestra respuesta" a la enfermedad, añade el documento.

En una nota dirigida al Congreso, Obama afirma que la medida de emergencia fue tomada "para estar preparados ante la eventualidad de un rápido aumento de los casos en el país, que podría desbordar a los servicios de salud".

Desde su aparición en primavera, la pandemia de gripe H1N1 causó más de mil muertos y obligó a por lo menos 20.000 hospitalizaciones en Estados Unidos, dijeron las autoridades federales estadounidenses el viernes pasado.

El virus continúa propagándose, 46 de 50 estados han reportado numerosos casos, que se cuentan por millones en el país y su número continúa aumentando.

Entrega lenta de vacunas

El director de los Centros federales de control y prevención de enfermedades (CDC), el doctor Thomas Frieden, deploró el viernes la entrega demasiado lenta de las vacunas, única arma eficaz para controlar la pandemia que afecta en prioridad a adultos y niños.

"Estamos ahora en un periodo en el que la disponibilidad de las vacunas contra el virus H1N1 conoce un aumento continuo pero demasiado lento", insistió.

"Esto es frustrante para todo el mundo y esperábamos tener ahora más vacunas", dijo el médico.

El viernes, los CDC contaban con 16,1 millones de dosis de vacunas listas para entrega.

Hace pocos días, los CDC anunciaron que la cantidad de dosis disponibles llegaría a los 30 millones a fines de octubre, en lugar de los 40 millones previstos inicialmente.

A escala mundial, la gripe H1N1 es responsable de al menos 5.000 muertes, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud.

Obama destacó que "el rápido aumento de los casos amenaza con desbordar a los servicios de salud".

Comentá la nota