Obama cumple 100 días en el poder con un récord de apoyo

Obama cumple 100 días en el poder con un récord de apoyo
El mandatario cautiva con diplomacia dinámica, aunque la economía aún es el principal desafío
WASHINGTON.- El clima ha cambiado definitivamente en esta ciudad, en el país y en buena parte del mundo gracias a uno de sus vecinos más ilustres, el presidente Barack Obama, que hoy cumple 100 días en el poder con índices de popularidad por el cielo.

La gestión del primer mandatario de origen afroamericano de Estados Unidos es aprobada hoy por el 68% de los ciudadanos de su país, de acuerdo con una encuesta divulgada ayer por The New York Times .

Son los mismos ciudadanos que padecen el peor desempleo en décadas, con un índice del 8,1% -lo que implica más de seis millones de personas en la calle- y una catarata diaria de desesperanza económica, como parte de la más grave crisis financiera de la que se tenga memoria.

Pero que, como pocas veces, tienen fe en el cambio que impulsa este líder demócrata de 44 años, con raíces keniatas, nacido en Hawai y lanzado a la arena política en Chicago.

Y que lo primero que ha hecho es decirle al mundo que la superpotencia, hoy deprimida, "no siempre" es infalible y "no siempre" tiene la razón. Y que las relaciones internacionales deben ser más horizontales.

"Obama ha lanzado una vasta agenda diplomática. Y la posibilidad de hallar amplias soluciones no tiene precedente", dijo el ex secretario de Estado Henry Kissinger.

Durante estos 100 días, el gobierno de Obama ha sido noticia dentro y fuera del país, al empujar a Estados Unidos en una dirección bastante diferente a las posiciones defendidas por su predecesor, George W. Bush.

Con firmeza, popularidad intacta y saliendo casi todos los días al cruce mediático, el presidente número 44 ha planteado un sentido de urgencia, propósito y relevancia no visto en Washington desde la respuesta a los ataques del 11 de Septiembre.

En este limitado tiempo, Obama ordenó el cierre de Guantánamo -que aún sigue funcionando- y la retirada del grueso de las tropas de Irak; facilitó los experimentos con células madre y desafió a la banca y a los ejecutivos de Wall Street, a quienes recortó los sueldos tras responsabilizarlos, públicamente, por buena parte de la crisis financiera.

Ha tendido la mano al mundo musulmán, intenta mejorar sus relaciones con Rusia y ha llevado su discurso de cambio a Europa y a Turquía.

En América latina ha dado pasos concretos para aliviar tensiones con Cuba y ha dejado la impresión de estar dispuesto a hacer "aún más" para reparar el embargo de medio siglo, si el gobierno de Raúl Castro da "pasos concretos" en el respeto a la "libertad y los derechos humanos".

En el continente, Obama desarmó a uno de los peores adversarios de los Estados Unidos, el venezolano Hugo Chávez, mediante el sencillo trámite de tenderle la mano y palmearle la espalda. "No creo que Venezuela sea una amenaza para Estados Unidos", dijo luego el presidente, ante la crítica de senadores norteamericanos, que le reprocharon su acercamiento a los "enemigos" del país.

Sedujo Obama a 33 presidentes de la región, reunidos en la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago, con la oferta de una "nueva etapa" en la relación regional. Y entre todos ellos, eligió como primus inter pares al brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, con el que tuvo largas conversaciones.

Los reproches

La última controversia acaba de abrirla con la publicación de informes sobre tortura de prisioneros, sospechados de terrorismo, durante el gobierno de Bush. El debate aún está abierto. Sus planes para avergonzar -pero no perseguir judicialmente- a los responsables de esos tratos aberrantes podría convertirse en el primer arrinconamiento de su gobierno, censurado por la derecha y la izquierda.

La oposición republicana le reprocha revanchismo. "Esto es una caza de brujas", protestó el senador y su ex adversario en la carrera presidencial, John McCain.

"Debemos abrir tribunales de la verdad", le exigen, en el otro extremo, dentro de su partido, donde el reclamo es hacer algo más serio y profundo que la publicación de documentos secretos. Eso pide, entre otros, la influyente titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

En una cultura política obsesionada con las percepciones, una ola de fascinación ha crecido alrededor de la imagen de "los Obama" como primera familia y de Michelle como primera dama, uno de los activos más valiosos y más cuidados por la Casa Blanca (ver aparte).

Pero no cabe duda de que será la economía la que defina el destino de esta presidencia. Con un sesgo marcadamente intervencionista del Estado, Obama ha logrado la aprobación de un monumental plan de estímulo económico por US$ 787.000 millones, en el que se mezclan obras públicas con recortes de impuestos.

La gran inquietud sigue siendo el verdadero estado de salud del sistema bancario y las sospechas recurrentes que recaen sobre el secretario del Tesoro, Tim Geithner, a quien se le reprochan vínculos con el estamento financiero, potencialmente capaces de arrojar dudas sobre el uso de los fondos públicos que le han sido asignados.

Todo, sazonado con una nueva política fiscal que recurre a los que ganan más de US$ 200.000 al año y la promesa de otorgar cobertura médica y social más amplia en un país con sangrantes carencias en la materia.

Dicen que el esfuerzo lo ha hecho encanecer. En todo caso, hoy tampoco se da respiro. En el centésimo día de su gestión presidencial, Obama tiene previsto un acto con votantes en Missouri y una conferencia de prensa, luego, en la Casa Blanca.

Sabe bien que, a partir del día 101, la luna de miel acaba. Y empieza, tradicionalmente, el fogueo más duro.

Las medidas más importantes

* Guantánamo. Ordenó el cierre de la prisión militar a más tardar en un plazo de un año y prohibió la tortura en los interrogatorios a sospechosos de terrorismo.

* Cobertura médica. Promulgó una ley para mejorar la cobertura médica de millones de niños de familias pobres.

* Crisis. Logró que el Congreso aprobara un plan de estímulo de 790.000 millones de dólares, el mayor en la historia del país, para hacer frente a la crisis financiera.

* Afganistán. Debido al empeoramiento de la situación de seguridad, ordenó enviar 17.000 soldados adicionales y consideró un acercamiento a los talibanes moderados.

* Irak. Anunció la retirada de todas las tropas para el 31 de agosto del año próximo.

* Células madre. Levantó las limitaciones en la financiación de la investigación con células madre.

* Cuba. Levantó las restricciones de viaje a los cubanoestadounidenses y al envío de remesas a la isla.

* Regulación. Se tomaron medidas para modificar la regulación financiera después de la turbulencia desatada por las crisis de Lehman Brothers, Bear Stearns y AIG.

* Cárceles. La CIA anunció el cierre de sus cárceles secretas.

* Islam. Dirigió un mensaje al mundo islámico en una entrevista con el canal árabe Al-Arabiya.

Comentá la nota