Obama criminaliza los ataques de género

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó ayer la ley que extiende los crímenes de odio a ataques motivados por género, orientación sexual o discapacidades.
La legislación, que estuvo parada en el Congreso por años, significó la mayor victoria para los derechos de la comunidad gay desde que Obama asumió la presidencia, en enero. La ley contra crímenes de odio llamada Matthew Shepard y James Byrd había sido aprobada por el Parlamento estadounidense a principios de mes.

Shepard fue un estudiante gay de educación media que fue brutalmente asesinado en 1998 en Wyoming. Byrd era un afroamericano que ese mismo año fue encadenado y arrastrado por una camioneta hasta su muerte por tres hombres blancos en el estado norteamericano de Texas.

"Después de más de una década de oposición y demora aprobamos la legislación contra el odio para ayudar a proteger a nuestros ciudadanos de violencia generada por las apariencias, por aquel a quien aman, cómo oran o por cómo son", añadió el presidente demócrata.

Miembros de la familia de Shepard y Byrd estuvieron en la Casa Blanca durante la ceremonia de la firma y Obama planificó para hoy una posterior reunión con ellos.

La ley permite a los fiscales añadir castigo adicional por crímenes que ellos consideren que están motivados por el odio a determinados grupos. Las leyes de crímenes ya existen para raza, color, religión y nacionalidad.

Representantes de la comunidad gay aplaudieron la medida. "El presidente Obama y el Congreso han enviado el mensaje de que la violencia contra las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales está mal y que nuestra comunidad no debería estar excluida de las protecciones de nuestras leyes nacionales", dijo Jarrett Barrios, presidente de la Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación.

Comentá la nota