Obama confirmó a Bernanke

Para ensalzar la labor del republicano Bernanke, Obama se refirió al conjunto de medidas heterodoxas con las que su administración eligió enfrentar la crisis y que, según él, están dando buenos resultados.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, apostó por la continuidad de su estrategia económica frente a la crisis financiera de la que la mayor economía del mundo aún no sale. Ayer nominó a Ben Bernanke para un segundo período como presidente de la Reserva Federal.

"Ben afrontó un sistema financiero a punto de colapsar con calma y sabiduría, con una acción audaz y una forma de pensar nada convencional que ha ayudado a frenar la caída libre de nuestra economía", sostuvo Obama al hacer el anuncio, acompañado del propio presidente de la FED, como se conoce popularmente al banco central estadounidense. "Como experto en las causas de la Gran Depresión, estoy seguro de que Ben nunca imaginó que formaría parte de un equipo responsable de prevenir otra", bromeó el mandatario, quien interrumpió brevemente su semana de vacaciones en la exclusiva isla de Martha’s Vineyard, Massachusetts, para dar a conocer su decisión.

Bernanke, a su turno, agradeció la confianza y se comprometió a trabajar, según sus palabras, para proveer una base sólida para el crecimiento y la prosperidad en un entorno de estabilidad de precios. "La FED se ha visto desafiada por acontecimientos sin precedentes en los últimos años, hemos sido audaces o prudentes según lo demandaron las circunstancias, pero nuestro objetivo sigue siendo el mismo: restaurar un entorno financiero y económico más estable en el que pueda volver a florecer la oportunidad y en el que el trabajo duro y la creatividad de los estadounidenses reciban la recompensa que merecen", aseguró el presidente del banco central norteamericano.

Bernanke, un republicano designado como presidente de la FED por George W. Bush para suceder al histórico Alan Greenspan, terminará su primer período el 31 de enero. Su confirmación para otros cuatro años por parte del Senado que se da por prácticamente descontada, acaba con las especulaciones acerca del futuro de uno de los hombres más decisivos en la economía estadounidense.

La noticia, dada a conocer al mismo tiempo que abrían los mercados y casi a la par de la publicación de las últimas previsiones oficiales de deuda pública para la próxima década, cifrada en nueve billones de dólares, fue bien recibida por los sectores financieros. Minutos después de su apertura, los índices de Wall Street se fueron para arriba. "Es la mejor persona para ese trabajo", dijo a The New York Times John Makin, del American Enterprise Institute. "¿Por qué querría alguien cambiar al presidente de la FED justo ahora?", agregó.

"Bernanke fue demasiado lento a la hora de actuar durante las primeras etapas de la crisis, pero al final demostró un liderazgo efectivo y su nombramiento envía la señal correcta a los mercados", coincidió el presidente del Comité Bancario del Senado, el demócrata Christopher Dodd. Para ensalzar la labor de Bernanke, Obama se refirió al conjunto de medidas heterodoxas con las que su administración eligió enfrentar la crisis y que, según él, están dando buenos resultados. "Las acciones que hemos tomado para estabilizar nuestro sistema financiero, reparar nuestros mercados crediticios, reestructurar nuestra industria automovilísitica y aprobar un paquete de estímulos han sido todos pasos de necesidad, no por gusto", precisó Obama.

"Se nos criticó de múltiples maneras, pero en conjunto, esta experimentación audaz y persistente ha sacado a nuestra economía del borde del abismo. Son medidas que están funcionando", agregó el mandatario, quien a pesar de todo reconoció que el país aún está "lejos de un sistema financiero completamente sano, reestructurado y una recuperación económica total".

Para quedarse tranquilo, Obama quiere seguir teniendo a Bernanke al frente de la FED. "Por todo eso necesitamos que Ben continúe el trabajo que está haciendo, es imprescindible", dijo el mandatario.

Comentá la nota