Obama y Chávez hicieron las paces

Caracas anunció que reasumen funciones los embajadores que ambos países habían retirado hace diez meses.
Tras años de insultos cruzados durante la era Bush y diez meses después de retirar a sus respectivos embajadores, Venezuela y Estados Unidos anunciaron ayer que restablecerán sus relaciones diplomáticas. Desde el momento de la ruptura hasta hoy, Hugo Chávez continuó como jefe de Estado en Caracas; en Washington, en cambio, se fue el republicano y llegó Barack Obama. "La normalización de las relaciones se va a hacer en los próximos días, y de inmediato los dos embajadores restablecerán sus funciones", aseguró ayer en declaraciones a la prensa el canciller venezolano, Nicolás Maduro, desde Maracay, 80 kilómetros al oeste de la capital venezolana.

El restablecimiento de embajadores entre ambos países ya había sido discutido por el mandatario venezolano y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, durante la pasada Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, en el último mes de abril. En ese momento, Obama tuvo su primer cara a cara con los presidentes latinoamericanos y, al finalizar el encuentro, tanto Chávez como Clinton habían declarado su intención de comenzar a trabajar en el asunto.

Sólo dos meses pasaron desde aquellas negociaciones en el Caribe en las que el líder bolivariano le regaló a Obama un ejemplar de Las venas abiertas de América Latina y, según señaló el jefe de la diplomacia venezolana, Washington demostró buena voluntad. "El gobierno del presidente Obama ha mostrado todo el deseo para avanzar en una comunicación más fluida y mejorar las relaciones, y nosotros estamos en la disposición de ir hacia adelante", señaló Maduro.

A su turno, Ian Kelly, vocero del Departamento de Estado, confirmó lo anunciado por el canciller de Chávez y remarcó que la medida les conviene a las dos partes. "Desde Washington se están tomando todas las decisiones necesarias para cumplir con ese objetivo, ya que creemos que intercambiar embajadores beneficia a ambos países", precisó. Sin embargo, el vocero evitó poner fechas. "Esto es un proceso que depende de varios factores, incluso personales; hay muchos pasos a seguir, por lo que no podemos ponerle una fecha a todo esto", aclaró. En cuanto a los diplomáticos a designar, Chávez sugirió en un primer momento que destinaría como embajador en Washington a Roy Chaderton, actual representante de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), quien, por desempeñar su puesto en la capital estadounidense, contaría con amplios contactos y conocimiento del terreno. Sin embargo, fuentes diplomáticas venezolanas explicaron que finalmente se decidió que lo más sencillo sería reasignar a los anteriores embajadores, Bernardo Alvarez y Patrick Duddy, lo que de acuerdo con las mismas fuentes habría sido acordado entre ambas partes. "Es la fórmula más rápida", explicaron desde la Cancillería en Caracas, al destacar que con ello se obvia el proceso de interpelación de un nuevo embajador en el Congreso de Estados Unidos y los trámites para solicitar el placet. El gobierno bolivariano había expulsado a Duddy en septiembre de 2008 como gesto de solidaridad con la decisión del presidente boliviano, Evo Morales, quien a su vez había hecho lo propio con el representante estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, tras acusarlo de estar por detrás de maniobras de la oposición para derrocar a su gobierno. "Aquí hay un pueblo digno, yanquis de mierda. Váyanse al carajo cien veces", había exclamado Chávez en ese momento, tras lo cual suavizó sus declaraciones al indicar que en cuanto hubiera un nuevo gobierno en Washington, volvería a designar a un embajador.

Acto seguido, el gobierno del entonces presidente George W. Bush replicó el gesto de Caracas y solicitó el retiro del embajador venezolano, el mismo Alvarez que ahora retornará a Washington y que desde que fue expulsado por Bush se desempeña como presidente del Banco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

Pese a todas las tensiones durante las dos presidencias de Bush, el flujo comercial entre ambos países nunca se detuvo. Estados Unidos fue y sigue siendo el principal comprador de petróleo venezolano, país que le envía alrededor de 1,2 millón de barriles diarios.

Comentá la nota