Obama buscará retomar la iniciativa para su proyecto de reforma sanitaria

El presidente de EEUU, Barack Obama, considera redactar su propio proyecto de reforma sanitaria ante el estancamiento de la legislación en el Congreso, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.
El portavoz presidencial aseguró que los estadounidenses sabrán exactamente qué es lo que defiende Obama tras su discurso el próximo miércoles ante el Congreso para hablar de la reforma del sistema de atención médica del país.

Explicó, en una entrevista con el canal de televisión ABC, que Obama está dispuesto "a trazar líneas claras".

En estos momentos no está claro cuál es el plan de Obama para poner en marcha un programa de cobertura patrocinado por el gobierno para competir con las aseguradoras privadas, pero Gibbs insistió hoy en que Obama respalda un sistema de atención público.

La citada reforma, que la Casa Blanca ha descrito como el principal objetivo de su política interna, ha perdido respaldo en las encuestas, aunque todavía son mayoría los que apoyan su puesta en marcha.

Obama regresa hoy a Washington tras unos días en la residencia presidencial de Camp David, en Maryland, listo para la difícil reapertura del curso político.

El presidente tiene previsto participar mañana en Cincinnati (Ohio) en un acto convocado por los sindicatos del país ante la festividad del Día del Trabajo.

El martes estará en una escuela del norte de Virginia, estado contiguo a la capital, para pronunciar un discurso con motivo de la reapertura escolar en el que animará a los niños del país a esforzarse en sus estudios y perseguir una educación superior.

El discurso se ha convertido en un arma arrojadiza para los conservadores que dicen que Obama quiere adoctrinar a los niños y lo acusan de convertir el evento en un acto político.

La Casa Blanca calificó el viernes esas acusaciones de "ridiculez".

El miércoles el presidente acude al Congreso para defender la polémica reforma de salud.

La Casa Blanca persigue la cobertura médica universal y rebajar los elevados costes de los seguros privados con la propuesta reforma. Unos 47 millones de estadounidenses carecen en la actualidad de seguro médico.

Obama quiere que la reforma se apruebe este año, pero la oposición republicana y la propia falta de consenso entre los demócratas dificulta ese objetivo.

A eso se suma el fallecimiento del senador Edward Kennedy que deja a los demócratas sin los 60 senadores necesarios para evitar el filibusterismo, subterfugio parlamentario para prolongar debates e impedir votaciones al que recurre el partido en minoría, en este caso los republicanos.

Comentá la nota