Obama busca desarticular las políticas ambientales de Bush

Quiere desandar un camino dominado por la derecha religiosa y las petroleras.
El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, designó ayer a cuatro reconocidos expertos como futuros consejeros para la ciencia y la tecnología, a la vez que informó quiénes tendrán a su cargo las áreas de medio ambiente y salud, llamadas a marcar un importante giro respecto de las políticas que llevó adelante el saliente George W. Bush.

Obama dijo que su idea es "volver a poner la ciencia en la cima de nuestra agenda". Aunque no lo dijo, buscó diferenciarse de Bush, cuyo gobierno de corte conservador mantuvo una áspera relación con la ciencia.

En un mensaje radial y en video, el próximo presidente de EE.UU. dijo que John Holdren, de la Universidad de Harvard, será director de la oficina de la Casa Blanca para la Ciencia y Tecnología, y Jane Lubchenco, experta en medio ambiente, encabezará la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA). Harold Varmus, premio Nobel de Medicina en 1989, y Eric Lander, del Massachusetts Institute of Technology (MIT), presidirán juntos el Consejo para la Ciencia y la Tecnología.

"Hoy, más que nunca, las ciencias son la llave para que podamos sobrevivir como planeta, y para nuestra seguridad y prosperidad como nación", dijo Obama, quien prometió "trabajar para restaurar la posición de EE.UU. como líder mundial" en estas materias.

El hecho de que Bush se haya negado a firmar acuerdos internacionales, como el protocolo de Kyoto sobre reducción de gases de efecto invernadero, privó a la principal economía del mundo a ocupar ese rol de liderazgo, consideran en el equipo del demócrata, y es lo que quieren revertir a partir de enero.

A la vez, en materia de ciencias nuevas, como las referidas a investigaciones con células, las políticas de la Casa Blanca quedaron atrasadas por presión de los grupos religiosos más conservadores, que en la disputa electoral tuvieron como referente a la candidata a vicepresidente republicana, Sarah Palin.

En tal sentido, Obama indicó que quiere asegurarse de que los hechos no serán "manipulados o encubiertos" por consideraciones políticas o ideológicas.

Aseguró asimismo que buscará impulsar "la ciencia para desacelerar el calentamiento global, la tecnología para proteger a nuestras tropas y confrontar el bioterrorismo y las armas de destrucción masiva, la investigación para encontrar curas que salven vidas o la innovación para rehacer a nuestras industrias y crear los empleos del siglo XXI".

Obama tiene a la vez un ambicioso plan de renovación energética hacia formas más limpias y sustentables. En eso enfrenta las petroleras, principal sostén de Bush junto al complejo militar.

Por otra parte, designó en la víspera al ex alcalde de Dallas, Ron Kirk, como representante comercial (la jefatura de la USTR es un cargo para el comercio global), al representante republicano Ray LaHood como secretario de Transporte, y a la inversionista Karen Mills como titular de la Administración de la Pequeña Empresa.

"Estos líderes ayudarán a elaborar un plan de recuperación del siglo XXI con el objetivo de crear 2,5 millones de empleos nuevos'', señaló.

Comentá la nota