El Obama blanco.

El Obama blanco.
ESTADOS UNIDOS / BARCELONA 4 - SEATTLE SOUNDERS 0: Messi, ovacionado por los hinchas locales, metió sus dos primeros goles de la pretemporada.
Si algo le faltaba a Lionel Messi para terminar de enamorar a los yanquis en la estadía del Barcelona en Estados Unidos, eran los dos goles que ayer le metió al Seattle Sounders. Es que La Pulga viene haciéndolas todas en el país de Barack Obama y la gente lo tiene ahí arriba. En realidad, ¿quién no?

Si bien fue recién la segunda presentación del mejor del mundo en Estados Unidos, la conquista americana comenzó antes de que el club culé arrancara la pretemporada. Es que en sus vacaciones Messi eligió irse a Disney con su familia, cumpliendo un sueño, y obviamente fue tratado como un rey. Después, en su primer partido en suelo norteamericano, hizo que estallara con 93 mil personas el Rose Bowl cuando enfrentó al LA Galaxy con el Barsa. Y el último agasajo al rosarino fue hace unos días, en Seattle, donde Leo subió al edificio Space Needle, de 184 metros de altura, para promocionar este amistoso.

Como no podía ser de otra manera, La Pulga respondió con creces a tanta expectativa. Pep Guardiola armó un mix de titulares y suplentes y Messi se despachó con dos golazos: en el primero la colocó a un palo desde la medialuna, y en el segundo definió suave al primer palo tras matar con el pecho un cambio de frente de Xavi. Guardiola se apiado del rival y lo sacó al final del primer tiempo. El mejor ya había hecho felices a todos.

Luego, se despidió de Seattle como cuando llegó: en lo más alto, como si fuera el Obama blanco.

Comentá la nota