Obama, en apuros por dos renuncias

Obama, en apuros por dos renuncias
Funcionarios clave de su equipo retiraron sus nominaciones al gabinete por haber evadido impuestos; el mandatario admitió su error
WASHINGTON.- En el peor día del flamante gobierno de Estados Unidos, la administración del presidente Barack Obama se vio sacudida ayer por las renuncias de dos funcionarios elegidos para ocupar puestos clave en el gabinete, en ambos casos por evasiones impositivas, en momentos en que el gobierno redobla sus esfuerzos para lograr cuanto antes la aprobación del plan de estímulo económico, que se debate en el Senado.

Tom Daschle, propuesto para ocupar la secretaría de Salud, anunció la declinación a su candidatura después de que se conociera que había dejado de pagar más de 128.000 dólares en impuestos por ingresos no declarados después de perder su escaño por Dakota del Sur en el Senado, en 2004, principalmente por usar un auto y un chofer "regalados" por un multimillonario amigo demócrata.

Además, se supo que había cobrado más de 200.000 dólares por prestaciones a firmas especializadas en servicios de salud, las mismas que debería haber regulado si hubiera ocupado la secretaría.

Por su parte, Nancy Killefer, propuesta por Obama para ser la primera supervisora general del gobierno federal, decidió también retirar su candidatura después de que se informara que dejó de pagar durante un año y medio 950 dólares en impuestos laborales por su servicio doméstico.

Las renuncias se sumaron a la de Bill Richardson, de origen hispano y designado inicialmente para la Secretaría de Comercio, que retiró su candidatura en enero en medio de una investigación por un escándalo de corrupción por el supuesto otorgamiento irregular de contratos a un contribuyente electoral, cuando era gobernador de Nuevo México.

Además, el secretario del Tesoro, Tim Geithner, debió superar también una polémica por impuestos impagos, pero fue finalmente ratificado en el cargo luego de explicar que su retraso en el pago de unos 40.000 dólares se trató de un error.

"Ahora tenemos que seguir adelante con nuestro plan para revitalizar la economía", señaló Obama en un comunicado, en el que trató de volver a colocar el foco sobre su plan de estímulo, duramente rechazado por la bancada republicana en el Senado.

Ex líder de la mayoría demócrata en el Senado, Daschle argumentó que no habría podido trabajar en su nuevo cargo "con toda la fe del Congreso y la ciudadanía". Y agregó que había tomado la decisión para no ser "una distracción" en la agenda del presidente.

"Acepto su renuncia con tristeza. Tom cometió un error que ha reconocido abiertamente. Eso no lo excusa, ni yo lo hago", dijo el mandatario norteamericano, que admitió haber cometido errores en el modo en que manejó la polémica en torno a los impuestos de Daschle y que asumía la responsabilidad por eso. "Metí la pata", dijo Obama, para añadir: "Es importante dejar claro el mensaje de que no hay dos tipos de reglas, uno para la gente corriente y otro para los nombramientos políticos".

En una comparecencia ante el Comité de Finanzas del Senado, Daschle había reconocido estar "profundamente avergonzado" por su falta.

También Killefer, ex secretaria adjunta del Tesoro durante el gobierno de Bill Clinton, explicó que no quería que el hecho de no haber pagado impuestos entorpeciera los planes de Obama. "Me di cuenta de que en el actual escenario la cuestión sobre mis impuestos (...) podría ser usada para crear exactamente la clase de distracción y demoras que deben evitarse", señaló.

Tanto Daschle como Killefer eran consideradas "piezas clave" por Obama. El ex senador por Dakota del Sur estaba llamado a cumplir con la promesa electoral de reformar el sistema de salud y dar cobertura médica a los 45 millones de estadounidenses que no la tienen.

Después de conocerse ambas renuncias, el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó que el presidente mantiene su confianza en los candidatos a integrar su gabinete y en el proceso para seleccionarlos. Además, Gibbs insistió en que las dimisiones fueron una decisión de los afectados y que la Casa Blanca "no ejerció presiones".

Ayer, Obama presentó en la Casa Blanca al reemplazante del renunciante Richardson para la Secretaría de Comercio, el senador por New Hampshire Judd Gregg, de 61 años, el tercer legislador republicano que formará parte de su gabinete.

Considerado un conservador en materia fiscal, Gregg es el líder republicano en la Comisión de Presupuesto del Senado y podría desempeñar un papel clave para impulsar entre los miembros de su partido el paquete de 888.000 millones de dólares promovido por Obama. Gregg ayudó a redactar el plan de salvataje de Wall Street el año pasado y fue uno de los pocos republicanos en votar a favor de la liberación de la segunda mitad de los 700.000 millones de dólares del paquete financiero.

"En estos tiempos en los que navegamos la tormenta en que se convirtió nuestra economía, no puedo pensar en un mejor timonel que Judd", dijo Obama sobre Gregg, cuyo nombramiento aún debe recibir el visto bueno del Senado.

Campaña

En tanto, en una campaña para lograr la aprobación de su plan antes del 16 del actual, cuando el Congreso entre en receso, Obama tenía previstas ayer entrevistas con las cinco principales cadenas televisivas estadounidenses.

El mandatario estaría abierto a hacer algunas modificaciones en el paquete de medidas, pero desea que sea aprobado a la brevedad, dijo uno de sus asesores, David Axelrod.

Los republicanos afirman que el paquete no contiene suficientes recortes impositivos, que juzgan vitales para estimular el gasto en la población, y critican muchos de los gastos previstos en infraestructura y en apoyo a programas sociales.

Agencias DPA, AP, Reuters, AFP y EFE

Los personajes

BILL RICHARDSON

Ex candidato a Secretario de Comercio

El gobernador hispano de Nuevo México declinó su nominación al cargo tras una investigación judicial en su contra por un contrato estatal otorgado a sus donantes políticos.

TIMOTHY GEITHNER

Secretario del Tesoro

Su ratificación en el Senado se vio demorada porque el ahora secretario había pagado con demora impuestos por más de 34.000 dólares en el pasado.

NANCY KILLEFER

Candidata a Supervisora del Gasto Público

Se vio obligada a rechazar el cargo cuando se reveló que no pagó los impuestos correspondientes por contratar a una empleada doméstica.

TOM DASCHLE

Candidato a Secretario de Salud

Renunció a su nominación tras admitir, el fin de semana pasado, que no había pagado unos 128.000 dólares en concepto de impuestos durante tres años.

Comentá la nota