Obama anunció un alivio fiscal para los trabajadores

Los empleadores dejarán de retener 65 dólares mensuales de los salarios
WASHINGTON.- Con una iniciativa que forma parte de su plan para intentar sacar al país de la recesión, el presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer que los empresarios dejarán de retener unos 65 dólares por mes de los salarios de sus empleados, lo que beneficiará, dijo, al "95% de las familias trabajadoras".

"Me complace anunciar que esta mañana [la mañana de ayer] el Departamento del Tesoro comenzará a ordenarles a los empleadores que disminuyan la cantidad de impuestos que retienen de los cheques de pago", dijo Obama ayer, durante en su discurso radial y en video semanal.

"Eso significa que, para el 1° de abril, la familia promedio comenzará a llevar a su casa por lo menos 65 dólares más mensualmente. Nunca antes en nuestra historia un recorte tributario había entrado en vigor tan rápido o había llegado a tantos estadounidenses que trabajan duro", afirmó el presidente norteamericano.

La reducción impositiva para el 95% de la población se produce luego de que decenas de miles de estadounidenses perdieran sus empleos por la crisis, y forma parte de las promesas de campaña del actual presidente: Obama había afirmado que iba a revertir el recorte impositivo que su predecesor, George W. Bush, aplicó a estadounidenses de altos ingresos.

El anuncio de ayer llegó un día después de que el máximo asesor en materia económica de Obama, el ex jefe de la Reserva Federal Paul Volcker, afirmara que la economía mundial podría estar deteriorándose más rápido que durante la Gran Depresión de la década del 30.

La reducción de impuestos anunciada ayer forma parte del paquete de reactivación económica por 787.000 millones de dólares que el Congreso discutió y aprobó rápidamente, y que Obama promulgó el martes.

El plan de estímulo, que incluye gastos en infraestructura y recortes impositivos, está diseñado para hacer revivir la golpeada economía de Estados Unidos, y procura salvar o crear 3,5 millones de empleos.

El jefe de la Casa Blanca dijo que la promulgación de la ley fue "importante", pero que se trata de "apenas el primer paso en el camino hacia la recuperación económica".

Para alcanzar la meta de reactivar la economía, hará falta también, según dijo, "detener la propagación de ejecuciones hipotecarias y la depreciación de valores inmobiliarios", y "ayudar a los propietarios de viviendas responsables a permanecer en sus casas".

Para lograrlo, Obama presentó anteayer un plan de 75.000 millones de dólares destinado a detener la ejecución de las viviendas de 9000 millones de personas.

Cumbre contra el déficit

Por otra parte, y en momentos en que el gasto público sube por los planes de rescate financiero y de estímulo económico, el mandatario dijo que está buscando maneras de "cortar el déficit de tres billones de dólares heredado" de su predecesor.

Según afirmó, convocará a dirigentes sindicales, expertos financieros independientes y legisladores para estudiar modalidades efectivas de reducción del déficit. La "cumbre fiscal", según la llamó Obama, tendrá lugar mañana en la Casa Blanca.

El mandatario prometió "hacer lo posible [para] poner los enormes déficits bajo control mientras [la] economía se recobra" y anticipó que el jueves emitirá un presupuesto nacional "sobrio y honesto" para 2010.

Por otra parte, se estima que esta semana habrá una evaluación del estado de los bancos nacionales, luego de que los rumores sobre una nacionalización del Bank of America y el Citigroup hicieran desplomar esta semana la Bolsa de Nueva York.

Comentá la nota