Obama anuló prohibición anti abortista de George W.

El presidente de EE.UU. volvió a habilitar el uso de fondos oficiales para financiar la práctica y el asesoramiento sobre el aborto en el extranjero.
El presidente de EE.UU., Barack Obama, firmó este viernes una orden ejecutiva que levanta la prohibición impuesta por George W. Bush, al uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

La decisión del nuevo presidente representa una victoria para los grupos defensores del derecho a interrumpir un embarazo.

La concesión o no de fondos gubernamentales a los grupos pro aborto en el exterior ha sido un asunto contencioso en las últimas administraciones, que los han autorizado durante mandatos demócratas y prohibido durante los republicanos.

Esta prohibición, que se conoce como "la política de la Ciudad de México", porque se anunció en una conferencia de las Naciones Unidas celebrada en allí en 1984, representó una de las piedras angulares de la política social de Ronald Reagan.

Bill Clinton la abolió durante su mandato (1993-2001) y fue abrazada de nuevo por George W. Bush, en una de sus primeras iniciativas como presidente.

La medida también se conoce entre sus críticos como "la regla de la callada", porque también prohíbe la concesión de fondos a grupos que defiendan o ejerzan presión para liberalizar el aborto.

Los críticos consideran que esa prohibición infringe el derecho constitucional a la libertad de expresión.

Washington destina cerca de 400 millones de dólares en asistencia a la planificación familiar en 53 países, según los datos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Los críticos de la "política de la Ciudad de México" alegan que las restricciones han limitado sobremanera la financiación de grupos humanitarios que ofrecen servicios de planificación familiar y de salud, y lo que acaban causando es que las mujeres recurran a abortos ilegales y en condiciones poco seguras.

Los defensores de la medida niegan que haya ocasionado un aumento de los abortos ilegales en el exterior.

Comentá la nota