Obama anularía varias medidas de Bush

En sus primeros días de gobierno dejaría sin efecto hasta 200 decretos sobre temas como la investigación con células madre y el aborto
WASHINGTON.- Sin tiempo que perder, el equipo de transición del presidente electo norteamericano, Barack Obama, ya ha preparado una lista de unos 200 decretos del presidente George W. Bush sobre temas tan sensibles como la investigación con células madre, la perforación petrolera, el calentamiento global y los derechos reproductivos, que podrían quedar sin efecto en los primeros días de mandato.

Obama y Bush se reunirán hoy por primera vez desde las elecciones para coordinar la transición de poder que culminará el 20 de enero, cuando por primera vez en la historia de Estados Unidos asuma un presidente negro.

El jefe del equipo de transición de Obama, John Podesta, dijo ayer a la cadena de televisión Fox que el presidente electo revertirá una serie de decretos firmados por Bush. Según informó ayer The Washington Post , por lo menos 200 decretos de la actual administración serán sometidos a revisión.

El objetivo de la iniciativa sería demostrar inmediatamente que el prometido cambio está en marcha, dado que la implementación de algunas de las más ambiciosas promesas de campaña, como el plan de salud, podría llevar más tiempo.

Podesta dijo que el plan de Obama es firmar decretos para actuar con rapidez sin aguardar las decisiones del Congreso, y que habrá marcha atrás en muchas de las políticas impulsadas por Bush. "Creo que, en general, en temas como la investigación de células madre y en otras áreas, la administración Bush aún hoy sigue trabajando agresivamente para hacer cosas que probablemente no sirvan a los intereses del país", dijo Podesta.

"Hay muchas cosas que el presidente puede hacer con su autoridad ejecutiva, sin tener que esperar las acciones del Congreso, y creo que el presidente hará uso de esa opción", añadió.

El gobierno de Bush ha limitado el gasto federal en la investigación de células madre, una postura defendida por quienes se oponen al aborto. Obama apoya abiertamente la investigación, como parte de un esfuerzo para encontrar cura a enfermedades como el Alzheimer.

Además, la dirección de administración de tierras ha autorizado la explotación de petróleo y gas en unas 150.000 hectáreas en Utah, lo que ha despertado protestas de ambientalistas.

"Quieren obtener petróleo y gas en una de las zonas más sensibles y frágiles de Utah", dijo Podesta. "Creo que están cometiendo un error."

The Washington Post también informó que el nuevo presidente estaría dispuesto a levantar un bloqueo contra grupos internacionales de planificación familiar que reciben asistencia de agrupaciones norteamericanas sobre el aborto. Bush impuso esa regulación, que había sido dejada sin efecto por Bill Clinton en 1993. También cuestiones ligadas al calentamiento global serían tenidas en cuenta por Obama.

Pero, más allá de esta serie de medidas, la prioridad de la administración Obama será la economía, según señaló ayer el futuro jefe de gabinete, Rahm Emanuel. "Estamos en un momento delicado. Por primera vez en cuatro décadas va a haber un traspaso de gobierno con dos guerras abiertas, y hay una gran crisis económica que afecta a millones de ciudadanos", dijo Emanuel, que anticipó que "la economía será la prioridad número uno".

El futuro jefe del gabinete de Obama también llamó a los republicanos y a los independientes a trabajar juntos, en el mismo tono que en los días previos ha usado el presidente electo. "Cuando la campaña termina, comienza el trabajo para solucionar los problemas del país", señaló.

Por su parte, Valerie Jarret, copresidenta del equipo de transición de Obama, dijo que siempre se consideró la posibilidad de incluir a republicanos e independientes en el gabinete. "A lo largo de la campaña Obama hizo referencia a la importancia de no ser partidista. Su administración incluirá a personas de diferentes horizontes", dijo Jarret.

En tanto, el secretario general de la Casa Blanca, Joshua Bolten, dijo ayer que la transición se llevará a cabo sin obstáculos. "Nuestro trabajo, que comenzó hace meses y que continuamos estrechamente con el equipo de Obama, consiste en que [la transición] tenga lugar sin tropiezos -declaró Bolten-. Podemos ser de gran ayuda, en particular en un momento en el que nuestro país está bajo amenaza."

En la Casa Blanca

Con el fin de coordinar detalles en ese período de transición, Bush recibirá hoy en la Casa Blanca a Obama, que desde que resultó electo ya ha dialogado con algunos de los principales líderes mundiales.

Ayer, Obama habló con el presidente chino, Hu Jintao, sobre la crisis financiera y sobre el futuro de Taiwan. Anteayer conversó con su futuro par ruso, Dimitri Medvedev, y con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que tiene una ríspida relación con Bush. En días anteriores también habló con los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Israel, Japón, México, Egipto, Arabia Saudita y Polonia, entre otros.

Mientras tanto, los demócratas esperan que esta semana se puedan despejar las dudas sobre quiénes serán los elegidos para formar parte de la administración Obama. Según la CNN, el nombre del senador John Kerry, que apoyó la candidatura de Obama en las primarias demócratas, suena con más fuerza para el cargo de secretario de Estado. También comienzan a evaluarse los nombres de los que ocuparán los puestos clave dadas las circunstancias que atraviesa el país, como el del secretario del Tesoro, cargo para el que aparecen como candidatos Tim Geithner, Larry Summers y Paul Volcker.

Comentá la nota