Obama advirtió que llegó la hora de la verdad y se acabó el derroche y la improvisación

Obama advirtió que llegó la hora de la verdad y se acabó el derroche y la improvisación
Primer discurso ante las dos cámaras del Congreso con críticas a la era de Bush.
Severo el presidente Barack Obama advirtió anoche a los norteamericanos "la hora de la verdad ha llegado".En su primer discurso ante las so cámaras del Congreso, el todavía flamante mandatario hizo una dura evaluación de la década anterior. Y sostuvo que esa hora de la verdad llega después del "derroche en compras, de regulaciones carcomidas y poca o nula planificación financiera".Explicó que por mucho tiempo sus conciudadanos no pensaron el pago siguiente de la hipoteca, los políticos permitieron que los excedentes desaparecieran con reducciones fiscales y que las regulaciones fueran desmanteladas para ayudar a las compañías a lograr ganancias rápidas.

En igual sentido criticó a quienes compraron viviendas que no podían pagar y a los bancos que estuvieron dispuestos a otorgar préstamos en esas condiciones, en un duro ataque al sistema de hipotecas basura que armo la burbuja que creo la actual crisis mundial.

Con todo logro combinar en su mensaje realismo con optimismo. Si bien fue honesto y transparente cuando describió la difícil situación por la que atraviesa el país, por primera vez desde que asumió la presidencia lanzó frases esperanzadoras y alentadoras en un intento por revertir la incertidumbre, la angustia y los temores que tiene actualmente el pueblo estadounidense.

"El peso de esta crisis no determinará el destino de este país", dijo con mucha convicción. "Las respuestas a nuestros problemas no están fuera de nuestro alcance", sino que "existen en nuestros laboratorios y universidades, en nuestros campos y nuestras fábricas, en la imaginación de nuestros empresarios y en el orgullo de nuestra gente. Pese a los ataques feroces que ha padecido por parte de la oposición republicana en el Congreso, Obama, el partido de George Bush en cuyo gobierno se incubo la peor parte de esta crisis, el presidente insistió con la necesidad de alcanzar consensos bipartidario. "Lo que se necesita ahora para este país es que todos tiremos para el mismo lado, enfrentemos de manera decidida los desafíos y asumamos, una vez más, responsabilidad por nuestro futuro", sostuvo.

Hace un par de días, el ex presidente Bill Clinton le había sugerido a Obama que frente a las

continuas malas noticias era necesario que el fuese más optimista en sus discursos. Su consejo no cayó en el vacío y sin duda ayer por la mañana el presidente de la reserva Federal Ben Bernanke le facilitó enormemente la tarea cuando, con un optimismo que muchos economista no comparten, dijo que los Estados Unidos podrían comenzar a salir de la recesión a fines de este año. El comentario entonó las bolsas.Bernanke explicó, sin embargo, que una de las condiciones es lograr que el sistema bancario se estabilice y se alineó con Obama cuando repitió que la intención del gobierno no es nacionalizar la banca. De todos modos ayer se puso en marcha un plan que nacionaliza parcialmente a los bancos mas golpeados.

Según una encuesta de The New York Times y la CBS, 55% de los estadounidenses dicen que tiene dificultades para llegar a fin de mes y el 64% teme que algún miembro de su familia pierda su trabajo a lo largo del año.Pese a que desde que asumió la presidencia la situación económica y financiera se deterioró aun más, con un índice de popularidad del 68% Obama sigue gozando de un amplio apoyo en el seno de la sociedad estadounidenses. Un sondeo de opinión indica que el 80% de los estadounidense consideran que el primer presidente afronorteamericano está cumpliendo y excediendo la expectativas que tenían y el 70% dijo que estaba realizando los cambios que había prometido.

Mas aún, pese a la feroz oposición republicana que enfrentó en el Congreso, el 64 por ciento apoya su paquete de estimulo económico de 787.000 millones de dólares y su plan para poner fin a los desalojos por 75.000 millones de dólares. El 64 por ciento de los interrogados respaldaron la manera en que integró a su gabinete a pesar de los reveses cuando se descubrió que varios de sus candidatos están implicados en casos de corrupción o de evasión impositiva.

Comentá la nota