Obama acusó a la rama de Al Qaeda en Yemen por el atentado frustrado

Dijo que fue en ese país donde entrenaron y proveyeron de explosivos al supuesto terrorista nigeriano.
Aunque fuentes del gobierno de EE.UU. ya habían advertido que ese país estaba en la mira, recién ayer el presidente de EE.UU., Barack Obama, acusó francamente al brazo de Al Qaeda en Yemen de haber entrenado y provisto de explosivos al estudiante nigeriano que intentó hacer estallar en Navidad un avión de Delta que tenía que aterrizar en Detroit. La "pista yemenita" fue señalada desde las primeras horas posteriores al intento de ataque, pero ahora Obama apuntó directamente contra la base en ese país de la red Al Qaeda, grupo considerado responsable también de los atentados del 11-S.

"La investigación sobre el incidente del día de Navidad continúa, y estamos averiguando más sobre el sospechoso", identificado como Umar Faruk Abdulmutallab (23), dijo Obama durante su habitual discurso radial y en video de los sábados. "Sabemos que viajó a Yemen, un país que enfrenta una pobreza abrumadora y una insurgencia letal", y allí, "al parecer, se unió a un grupo afiliado a Al Qaeda", continuó Obama. El presidente dijo que se presume que Al Qaeda "lo entrenó, dotó de explosivos y le ordenó atacar un avión que se dirigía a EE.UU.".

El viernes, el primer ministro británico Gordon Brown había lanzado la propuesta de celebrar una conferencia internacional con el objeto de evitar la radicalización de Yemen y para combatir el terrorismo. El encuentro tendría lugar el 28 de enero en Londres. El gobierno de Yemen saludó la convocatoria y el canciller yemenita Abu Bakr al Kirbi advirtió: "Yemen no aceptará a terroristas y milicianos jihadistas en su territorio".

Además, el ejército yemenita reforzó la vigilancia marítima de sus costas después de que la milicia islamista somalí Al Shabaab amenazara con enviar a sus combatientes a Yemen para reforzar a su brazo de Al Qaeda en ese país. Refuerzos militares fueron enviados a las provincias del este de Yemen para perseguir a los miembros de Al Qaeda, dijeron ayer sábado fuentes de seguridad.

Al mismo tiempo, el jefe del comando central de las fuerzas armadas de EE.UU. David Petraeus se entrevistó con el presidente yemenita Ali Abdullah Saleh en Sanaa y le entregó una carta de Obama referida a la lucha contra los grupos fundamenalistas islámicos. La carta, indicó la agencia oficial de noticias yemenita, está referida "a las relaciones bilaterales y la cooperación entre los dos países amigos y la lucha contra el terrorismo".

La última semana, fuentes del Pentágono ya habían señalado que EE.UU. estaba listo para lanzar ataques contra objetivos de Al Qaeda en Yemen con el visto bueno y la cooperación de las autoridades de ese país, que está recibiendo importantes aportes financieros de parte de Washington para equipar y entrenar sus fuerzas de seguridad para el combate contra los grupos fundamentalistas islámicos.

En su discurso de ayer, Obama recordó que el de Navidad no fue el primer intento de los radicales yemenitas por atacar blancos estadounidenses. No fue "la primera vez que este grupo ha tratado de atacarnos", dijo. El presidente señaló que, "en años recientes", militantes del brazo local de Al Qaeda "han puesto bombas en instalaciones gubernamentales de Yemen y hoteles, restaurantes y embajadas de Occidente, entre ellas nuestra embajada en el 2008, donde mataron a un estadounidense". Por ello, "como presidente, he designado como prioridad robustecer nuestra alianza con el gobierno de Yemen y capacitar y equipar a sus fuerzas de seguridad, intercambiar datos de inteligencia y trabajar con ellos para ir en pos de terroristas de Al Qaeda", destacó Obama, quien ya señaló días atrás a las fuerzas de seguridad de su país los graves errores que derivaron en el incidente del avión de Delta y amenazó con consecuencias personales.

El martes, en la Casa Blanca se celebrará una conferencia de crisis con los responsables de las principales autoridades en materia de seguridad del país y se sospecha que habrá algunas bajas entre los actuales funcionarios.

Comentá la nota