"Nunca pensé que la selección fuera cosa del pasado"

Esteban Cambiasso recibió el primer llamado de Diego Maradona y regresa al plantel después de más de un año, desde la derrota ante Chile que derivó en la renuncia de Alfio Basile
Una constelación de estrellas se reunieron en un solo lugar. En el hotel Mirasierras, en las afueras de esta ciudad, las figuras se multiplican. Millones de euros de un lado para el otro por el lobby de la casa de Real Madrid. Kaká, Raúl, Van Nistelrooy, Manuel Pellegrini se mezclaron con Tevez, Lavezzi, Mascherano, Maradona? Allí, sobre la calle Alfredo Marqueríe, se advirtió el movimiento de los fanáticos por ver a todas esas luminarias del fútbol mundial. Pero la seguridad se encargó de desactivar cualquier deseo de estar cerca de ellos. Y en medio de tanta estridencia futbolera apareció la calma de Esteban Cambiasso, el hombre de Inter, de Italia, que volvió al seleccionado argentino después de poco más de un año.

El llamado de Diego Maradona para formar parte del equipo que el sábado próximo se medirá con España, como parte de los festejos del centenario de la Real Federación Española, lo mantiene en calma a Cuchu, como se lo conoce en el universo futbolero. Relajado, sentado en uno de los enormes sillones del hotel, Cambiasso admitió que sus ilusiones de volver a la selección -el último partido fue en la derrota ante Chile (0-1), por eliminatorias, en octubre del año pasado, tras lo cual renunció Alfio Basile- siempre estuvieron intactas, aún cuando sólo circularon versiones que indicaron que no estaba en los planes del seleccionador argentino.

"La verdad es que nunca pensé que la selección fuera cosa del pasado. La ilusión en un jugador de fútbol tiene que ser fundamental, como en cualquier orden de la vida. Siempre dije que tenía una sola forma de volver a la selección: era jugando al fútbol, nunca me gustó hablar ni hacer otra cosa. Estoy hoy acá y estoy tranquilo", comentó el volante.

En el balcón del quinto piso, de una moderna construcción de diez plantas, la actividad fue intensa: Maradona se asomaba y rápidamente la seguridad tomaba posición y se mantenía alerta. En la planta baja la situación era distinta: el entrenador de Real Madrid, el ingeniero Pellegrini, saludó amablemente a todos y charló con sus asistentes. Mientras tanto, Cambiasso continuó con la explicación de esta nueva oportunidad de vestir la camiseta celeste y blanca: "Uno siempre espera la convocatoria con la ilusión de estar, porque la selección es lo más grande para cualquier jugador. La Argentina tiene grandísimos jugadores y es un país donde no se puede decir estoy adentro por siempre".

Las galerías circulares que dibujan la luminosa estructura del hotel Mirasierra permitieron distribuir a varios personajes por el lobby, en el que dominan las plantas, mullidos sillones y mesas muy pequeñas. Carlos Bilardo, el secretario técnico del seleccionad nacional, apareció por allí a paso apurado, mientras desde uno de los ascensores emergía la figura de Diarra, el volante de Real Madrid. La charla con Cambiasso continuó y se dirigió hacia el choque del sábado próximo. "España es un gran equipo, que siempre ha tenido grandes jugadores, aunque no podía consolidarse, y ahora lo consiguió. Alcanzó el título europeo y es uno de los grandes candidatos para ganar el Mundial. No se reduce todo a Xavi e Iniesta; tiene tremendo jugadores en todas las líneas, desde el arquero hasta los atacantes. Su confianza ha crecido mucho".

Después llegó el tiempo de la Argentina y su camino hacia Sudáfrica 2010: "Ahora empieza otra historia, todo lo que pasó quedó en el olvido. Siempre hemos dicho que cuando uno queda fuera del Mundial nadie se acuerda en cómo se clasificó, se piensa en lo que se hace en el Mundial", dijo Cambiasso, que casi despidiéndose contestó la última consulta.

-¿Sigue siendo potencia la Argentina? -La palabra no sirve de nada, si uno es potencia o no. Lo fuerte que puede ser un equipo se demuestra jugando.

El Diez, citado para declarar por los exabruptos. El domingo, Diego Maradona, acompañado por Julio Grondona y el asesor letrado de la AFA, Hugo Pasos, deberá presentar su descargo ante el comité de disciplina de la FIFA, en Zurich, por los exabruptos que le profirió a la prensa luego de la clasificación al Mundial. El director técnico podría recibir una suspensión que le impida estar en el banco de suplentes

Comentá la nota