«Nunca vi a la nena en el camping»

Alberto Faustino Urrutia, el cuidador del lugar en el que desapareció la pequeña Sofía Herrera, habló con El Sureño. Ratificó su inocencia e insistió que nunca vio a la pequeña en el camping. «Quiero que esto se aclare para que no manchen mi honor» aseguró, por estos momentos, el principal sospechoso en el caso.
Ayer por la mañana, el cuidador Alberto Faustino Urrutia, de 73 años, fue trasladado a los Tribunales del ex Campamento YPF donde fue sometido a nuevos interrogatorios y entrevistas para trazar un perfil psicológico, aunque esta vez en relación a demostrar si se encuentra en condiciones de acceder al beneficio de la prisión domiciliaria.

La defensa de Urrutia ya presentó un domicilio tentativo en la zona del barrio Intevu, a fin de que la Justicia pueda concederle el beneficio de la prisión preventiva, una vez finalizadas todas las pericias de rigor.

Al abandonar los tribunales, escoltado por un guardia, Urrutia se retiró saludando a cuanta persona cruzaba por los pasillos, a muchas de las cuales conoció durante la etapa de investigación en la causa e incluso recibió algunas muestras de apoyo en base a la sensación que existe en torno a su participación, por lo que popularmente se lo denomina «el perejil de la causa».

«Yo recuerdo todo»

Urrutia se muestra predispuesto, en todo momento, a dialogar a pesar de ser el primer sospechoso en el caso policial más resonante en la historia de la provincia, y accedió a conversar con El Sureño mientras esperaba su traslado en un móvil, de nuevo, a la Unidad de Detención.

«Francamente me encuentro bien, estoy conforme con todo esto porque se tiene que solucionar. Tiene que solucionarse, estuve preso y me atendieron bien en la cárcel. Buena comida dan ahí», comenzó diciendo Urrutia y luego agregó: «Nunca vi a la nena en el camping. Yo recuerdo todo. Vinieron dos autos, le cobré la entrada, me fui al rancho mío a cocinar y al rato la señora andaba gritando «cocaína, cocaína» (N de la R: a Sofía le dicen «Coquina»). Al rato le presté la radio, llamaron a la Policía y nada más».

Por último, Urrutia aseveró que «con el Juez hablé ayer -por anteayer-, me hizo un montón de preguntas. A mí me entrevistaron dos veces, si soy casado, soltero, esas cosas. La verdad, no me sorprendió la detención. Quiero que esto se aclare para que no manchen mi honor. Nada más».

Finalmente el guardia interrumpió la entrevista para poder efectuar el traslado de Urrutia hacia la Unidad de Detención, ante el arribo del móvil policial; por lo que Urrutia continuó caminando y hablando tranquilamente para despedirse con un saludo a la cámara (foto), como ajeno a un momento de tensión extrema, a días de que se defina su situación procesal en la causa.

Un viaje inoportuno

Finalmente ayer se emplazó un comando de incidentes en el camping -que continúa cerrado por orden judicial- el cual fue montado con la logística a cargo de la Dirección Provincial de Defensa Civil, a la espera de la llegada a la provincia de reactivos para analizar la casa. Cuando lleguen se iniciarán el desarme de la vivienda del cuidador y los peritajes a realizar en dicho previo.

A la espera de esta importante diligencia, resulta por demás llamativo el viaje del fiscal del caso, Dr. Guillermo Garone, quien se encuentra de licencia fuera de la provincia, a días de haber efectuado el primer pedido de detención en la causa, tanto para Urrutia como en el caso de Fabián Herrera.

En tal sentido, ayer, se sumó el viaje de la fiscal Cecilia Incardona, por lo que el Dr. Fernando López Robbio debió asumir la fiscalía en la causa en el momento más álgido de la misma.

Comentá la nota