"Nunca estuve ligado a quioscos de droga y no sé por qué me denuncian”

Lo dijo el sargento L.M.G., quien pasado a disponibilidad tras aparecer en un video que acompaña una denuncia que ahora investiga Asuntos Internos por presuntos delitos.

El sargento L.M.G., pasado a disponibilidad por aparecer involucrado en una denuncia por el presunto encubrimiento a quioscos de venta de drogas y aparecer en un video en el cual se lo ve cortando un nailon frente a una mesa sobre la cual supuestamente hay estupefacientes, dijo que “no sabe cuándo y cómo filmaron ese video” y negó que en el mismo esté cometiendo delito alguno. Asimismo, en compañía de su abogado defensor, presentó una serie de documentos que avalan la tenencia de un auto de alta gama como el que le adjudica la denuncia.

   L.G. es uno de los cinco policías de la Unidad Regional II investigados por su presunta protección a quioscos de drogas, una causa iniciada a fin de enero a partir de la denuncia realizada por María Juana L. ante la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad. En tanto, otros tres de los involucrados se presentaron espontáneamente en la Dirección de Asuntos Internos para ponerse a disposición de la pesquisa y funcionarios del gobierno dijeron que se los “se convocará para que actualicen sus declaraciones juradas de bienes ya que las investigaciones realizadas a sus patrimonios arrojan algunas dudas que se deberán aclarar”.

La denuncia. El pasado lunes 26 de enero en la Secretaría de Control de la Fuerzas de Seguridad, a cargo de Ignacio Del Vecchio, se recibió un correo electrónico en el cual María Juana L., que se presentó como miembro de la policía santafesina aunque luego se estableció que no lo es, apuntó contra cinco efectivos por “manejar quioscos de venta de drogas en jurisdicción de la comisaría 11ª y enriquecerse con eso”. Además del mail, Asuntos Internos recepcionó un CD que contiene un video de baja resolución, al parecer tomado con un teléfono, en el que se observa a un hombre vestido con una musculosa blanca recortando “una especie de nailon y sentado frente a una mesa con elementos que se presume sería material estupefaciente” y cuya foto La Capital publicó en su edición del jueves.

   La denunciante, que no pudo volver a ser contactada por los investigadores luego de la recepción de la primera información que remitió, identifica a la persona que aparece en el video junto a otros hombres, como el sargento L.M.G., quien ayer se presentó en la redacción de este diario junto a su abogado particular, José Luis Abichaín Zuaín, para hacer su descargo. “Nunca estuve ligado a quioscos de drogas. Tengo 38 años y 17 de servicio en la policía con un legajo totalmente limpio. No sé quien es la denunciante ni cual es el fin que persigue, pero yo estoy pagando un alto precio por algo en lo que no tengo nada que ver”, dijo el suboficial sin querer dar su rostro hasta que se defina su situación.

   Además del sargento L.M.G., la mujer denunció al comisario superior A.B., el subcomisario F.F., el subinspector E.R. y el suboficial C.A. Según el titular de la Secretaría de Control de las Fuerzas de Seguridad, Ignacio Del Vecchio, las actuaciones fueron elevadas al juzgado Federal 4 a cargo de Marcelo Bailaque y parte de la denuncia fue cursada a la División de Investigaciones Patrimoniales de la provincia para que se perite el origen de los bienes que tienen los implicados y sus familiares cercanos y si los mismos son compatibles con los ingresos que reciben por sus funciones.

Con papeles. En ese marco, el sargento L.M.G. y su abogado mostraron una serie de comprobantes y contaron su versión de cómo el mismo es titular de un Chevrolet Cruize que la mujer valúa en “300 mil pesos” en su denuncia “cuando un sargento gana 9 mil”.

   “En el año 2013 mi cliente compró ese auto, que es modelo 2011, pagándolo 120 mil pesos. Lo hizo entregando un Citroën C4 valuado en 70 mil pesos y la diferencia en efectivo producto de sus ahorros ya que es soltero, no tiene hijos y aún vive con sus padres”, dijo Abichaín Zuaín. “Tras ello tuvo la fortuna de ganar una suma muy importante en el casino de Victoria —y mostró un comprobante de 54 mil pesos emitido por esa sala de juegos el 7 de febrero de 2014— y días después vendió el Cruize que le pagaron con un Chevrolet Aveo y 90 mil pesos en efectivo”, agregó el profesional.

   El abogado comentó que “toda esa documentación es fácil de ser verificable porque fue extendida por concesionarias de prestigio y reconocidas, o por el propio casino, y será presentada ante las autoridades administrativas, políticas y judiciales que la requieran porque mi cliente no tiene nada que esconder”.

   Sin embargo, al ser consultado por el video, Abichaín Zuaín admitió que quien aparece es su cliente pero prefirió limitarse a negar “cualquier comisión de ilícito por parte del sargento L.M.G. en el tema de una filmación que nadie sabe quién y cómo se hizo, todo eso independientemente de lo sugestivo que pueda aparecer en la situación”.

   “Yo quiero dejar en claro que estoy dispuesto a colaborar con todas las pruebas que tengo y haré mi descargo ante quien me lo pida, pero necesito trabajar, no cometí delito alguno y estoy a disposición de la Justicia, de Asuntos Internos y de mis superiores”, comentó L.G. Y en referencia a los otros acusados en la denuncia, el sargento explicó que los conoce “por las relaciones laborales que tenemos y que compartimos en distintas reparticiones”. “Lo social y laboralmente necesario”, agregó su abogado.

Coment� la nota