"Nunca consideré quedar libre".

INDEPENDIENTE / FABIAN ASSMANN: Fabi arregló un nuevo contrato con Independiente en lugar de esperar hasta junio y quedarse con el pase: "En este club siempre se portaron bien conmigo".
Aquellas solitarias y frías tardes en la pensión de Domínico hoy son un lindo recuerdo que le permiten valorar lo que tiene. "Los sábados jugábamos y los domingos se hacían eternos. Estaba Ustari, también Gabbarini... Ahora me doy cuenta de que es parte del sacrificio que hay que hacer para llegar". Fabián Assmann habla desde la experiencia que le dan los 69 partidos atajados en la Primera de Independiente. Un club, su casa, desde que a los 15 años, a inicios del 2002, dejó Zárate para probar suerte en el fútbol grande de Buenos Aires. Pensar que casi lo mandan de regreso por falta de habitaciones... Y ahora es "la" esperanza en la que se depositan las bases de la tesorería. Sin ir más lejos, hace dos semanas la dirigencia ya comprometió parte del dinero de una hipotética venta del arquero para garantizarle el pago a una de las empresas que está remodelando el Libertadores de América (la deuda rondaría los 6.000.000 de pesos). Pasa que para ello necesitaba que el rubio, de 22 años, extendiera su contrato con fecha de vencimiento el 30 de junio de 2008. Sin embargo, manejar su propio pase, lo que sería flor de tentación para cualquier futbolista, o representante ávido de poder, no lo fue para Fabi, quien aceptó prorrogar un año su vínculo con la institución. "En Independiente siempre se portaron bien conmigo y nunca consideré quedar libre. Sería un desagradecido si no lo hiciera", le contó el uno a Olé.

Esto no quiere decir que Assmann vaya a atajar en Independiente hasta junio de 2010. Es más, todo parece indicar que será vendido el próximo invierno. O incluso antes... "O no", tira el arquero. "También iba a irme en diciembre y sigo acá", no quiere dar nada por sentado. "Tampoco podía andar especulando con mi futuro. Si se da, bienvenido sea. Será un salto en mi carrera y al club le va a servir para terminar la cancha. Pero hoy pienso en el presente. Venimos de perder un partido que no estaba en nuestros planes. Estamos muy calientes y dolidos", se descargó.

-¿Qué dolió más: la derrota o la forma (1-4)?

-La forma. Porque podés perder, pero no así. En ningún momento pudimos sacar el partido adelante, dar dos o tres pases seguidos... En cinco días se cambió la cara y dolió mucho, porque contra Boca habíamos hecho un gran esfuerzo. Y haber perdido así en Jujuy molesta. Parecíamos otros jugadores. Eso es lo preocupante.

-¿Qué ves desde el arco que se hace mal?

-Estamos cometiendo errores todos... Cuando te convierten, es porque en algo fallás. Pero el otro día me llegaron muchas veces y se hizo difícil. Mirándolo desde atrás, estábamos desorganizados, costaba mantener la pelota, nos atacaban y no encontrábamos respuestas. No se podía salir del área. Habíamos ganados dos partidos muy importantes, parecía que estábamos en levantada y al otro fin de semana se nos complicó. Hay mucho para corregir desde lo individual. Cada uno debe mentalizarse de que Independiente es un club que es una gran vidriera. Y sólo dando lo máximo el equipo va a dar sus frutos.

-Ante una nueva derrota, Santoro podría irse. ¿En qué lugar quedarían? Porque sería otro DT que se va y los jugadores siguen siendo los mismos.

-Hoy es así: perdés dos o tres partidos y el primero que se tiene que ir es el técnico. Es feo. Ojalá no sea el momento. Desde que estoy en Primera han pasado cuatro técnicos y se hace difícil. Obvio que va a doler si le toca dar un paso al costado, pero no está en mi cabeza que él deba irse. Es cuestión de tranquilizarse y tomar a Newell's como si fuera Racing o Boca, un clásico.

Comentá la nota