"Yo nunca cierro las puertas, pero hoy prefiero seguir siendo gobernador de la Provincia"

"Yo nunca cierro las puertas, pero hoy prefiero seguir siendo gobernador de la Provincia"
Tras su regreso de Uruguay, el titular del Poder Ejecutivo dialogó con LA GACETA sobre su deseo de ser reelecto, entre otros temas
Podría decirse que caminaba por las playas de Punta del Este con un cuaderno bajo el brazo. En filas y en columnas, según contó, apuntaba los asuntos pendientes, discriminados por áreas. De sus palabras se desgrana que pasó 15 días de descanso, aunque sin que se haya desenchufado demasiado. En cambio, destaca que aprovechó el tiempo de vacaciones y la distancia para organizar la agenda y para planificar los meses que le quedan de su segunda estadía en el Sillón de Lucas Córdoba.

El avión que trajo a Tucumán al gobernador, José Alperovich, tocó tierra a las 15.05. Inmediatamente después, recibió en exclusivo a LA GACETA. Durante la entrevista, reiteró su intención de administrar nuevamente la Provincia, pero reconoció que no cierra las puertas a un eventual salto al escenario político nacional. La charla, en la sala VIP del aeropuerto internacional Benjamín Matienzo, se dio como sigue.

-¿Sigue en pie su deseo de ser reelecto nuevamente?

-Estuve trabajando, porque mi objetivo es terminar muy bien mi mandato. Hoy por hoy, lo único que tengo en mi cabeza es terminar muy bien 2011. Después veremos: si tengo ganas, si no tengo ganas; si tengo el espíritu necesario, porque para esto hace falta eso: mucho espíritu.

-Un llamado de Buenos Aires, ¿condiciona esta decisión?

-No sé. En política, nadie sabe qué puede pasar en los próximos 10 u 11 meses. Hay que esperar. En el ámbito nacional, nada está definido: se definirá en 2011.

-La última vez que se mencionaba a un tucumano para uno de los principales cargos electivos fue en 1994(se rumoreaba queRamón Ortegaiba a integrar la fórmula deCarlos Menem. Luego, en 1999, fue candidato a vicepresidente deEduardo Duhalde), ¿no lo tienta llegar a estos espacios?

-No, para nada; prefiero seguir siendo gobernador de Tucumán. Yo nunca cierro las puertas, de nada; porque vos no sabés qué te depara el destino. Pero hoy creo esto. Inclusive, no sé si seguiré o no (como gobernador); porque, si no tenés fuerzas, si no tenés ganas... estar por estar tampoco es bueno. De todas maneras, hoy la cabeza tiene que estar puesta en la gestión. Yo no quisiera terminar de ser gobernador y no poder caminar tranquilo por las calles de Tucumán, no poder andar en bicicleta, no poder sentarme en un café. Y para eso, la cabeza tiene que estar puesta en terminar bien el mandato.

Comentá la nota