Los números le sonríen al oficialismo tucumano.

En Buenos Aires esperan que el gobernador José Alperovich colabore para mantener la mayoría en las Cámaras de Diputados y Senadores nacionales.
El viernes pasado en Banda del Río Salí, el Partido Justicialista consagró la lista oficial que competirá en los comicios legislativos del próximo 28 de junio. Fue un acto protocolar sin mayores condimentos, en el cual apenas se escuchó la voz disidente de Antonio Alvarez, hoy junto a Fernando Juri en su proyecto de armar un polo opositor.

Apenas quedó vacío el teatro Alfredo Guzmán, los principales referentes del alperovismo se reunieron para terminar de definir una estrategia electoral que no tiene mayores misterios: hacer eje en la gestión del gobernador José Alperovich y apuntalar a una fuerza extrapartidaria con el objetivo de conseguir el tercer senador, reservado para la minoría.

El Primer Mandatario suele hacer política apuntalando las obras públicas de toda envergadura, pero también encarga y estudia con detenimiento encuestas periódicas que coordina Hugo Haime, un técnico de estrecha confianza de Alperovich. También se nutre de las planillas que suelen llegar desde la Casa Rosada, y que en los últimos días sólo despiertan sonrisas en Alperovich.

En el diario Página 12, con buena llegada al kircherismo, publicaron en la edición del domingo que en Capital Federal son optimistas para mantener la actual mayoría en ambas cámaras, las de Diputados y Senadores. Según los cálculos previos, las expectativas del oficialismo que resultan de las cuentas que hacen por estos días en el Gobierno son las de ganar en dieciséis distritos, (Buenos Aires, Entre Ríos, Tucumán, Salta, Misiones, Chaco, Santiago del Estero, San Juan, Jujuy, Río Negro, Neuquén, Formosa, Chubut, La Rioja, La Pampa y Santa Cruz) y perder en cuatro (Córdoba, Capital Federal, Mendoza y San Luis).

"De las provincias del norte con más de un millón de habitantes, el Gobierno considera que va a obtener triunfos cómodos en Tucumán, Salta, Misiones y Chaco", se puede leer en el matutino porteño. Las mayores dudas están en Catamarca, Tierra del Fuego, Santa Fe y Corrientes, provincias en las cuales no se observa un panorama claro.

Además, Alperovich se ilusiona con alcanzar el tercer senador, para lo cual apuntalará la alianza que presentaron en sociedad Roberto Palina, candidato a la Cámara Alta, y Gumersindo Parajón, dos ex radicales que además contribuyen a restar votos a la oposición, hoy todavía dispersa y sin candidatos confirmados. Palina cuenta con el aparato de la Federación de Obreros y Trabajadores de la Industria Azucarera (FOTIA), de buena inserción en el interior de la provincia.

En tanto, las otras fuerzas todavía están en un período de negociación para definir sus listas y alianzas, con la certeza de que tienen un rival poderoso enfrente.

Comentá la nota