Los números del fútbol

Entre el pago de los cableoperadores, comerciales, placas estáticas y derechos al exterior, el Estado espera recaudar una cifra que algunos critican por inflada. Los números y el razonamiento de cada uno.
"Hasta ahora el esquema era que quienes tenían los derechos del fútbol le cobraban siete, ocho y hasta diez pesos por mes a cada operador de cable por cada abonado. Por ejemplo, Supercanal de Mendoza, con 500.000 abonados pagaba 40.000.000 de pesos por año. El total que se recaudaba era de 600 millones de pesos por año, sin contar el codificado. Nuestro criterio es que el argentino que quiera ver fútbol por televisión de aire lo podrá hacer libremente. Pero si se hace a través de un cableoperador, ese cableoperador deberá pagar lo que corresponde. No los siete, ocho o diez pesos que paga hoy, pero sí una cifra acorde. Más aún teniendo en cuenta que tendrá a Boca y River, que antes no los tenía por ser codificados. Esa será una vía de ingresos clave. Tal vez 400 millones de pesos. El resto se recuperará, con ganancias, a través de la publicidad, la venta de derechos al exterior y la estática."

Este diagnóstico de los números del fútbol –muy provisorio y que requerirá precisiones a partir de ahora– fue realizado ante Página/12 por un importantísimo funcionario del Gobierno. Marca la línea de acción que tendrá que adoptar Gabriel Mariotto, flamante coordinador del programa Fútbol para Todos, designado el viernes. Este diario consultó a numerosos especialistas en el negocio del fútbol, el cable y la publicidad, que opinaron sobre cada uno de los aspectos del proyecto oficial, aunque todos piden preservar el off the record porque no quieren aparecer opinando en el medio del conflicto Gobierno-Clarín.

Cifras de la AFA y el Gobierno

El funcionario trazó un cuadro completo sobre la recaudación del fútbol hasta el contrato entre la AFA y el Estado:

- Total de pago de los cableoperadores a Torneos y Competencias: 600 millones de pesos anuales. Eso incluía los ocho partidos de Primera División –exceptuados los codificados– y el resto de la programación de TyC. A los 600 millones se llegaba por un pago mensual por abonado.

- Según dicen en la AFA y la Casa Rosada, por publicidad se recaudaban 400 millones de pesos anuales.

- El tercer rubro agrupaba la venta de derechos al exterior y la publicidad estática, por unos 150 millones de pesos al año.

El total de ingresos sumaba 1150 millones de pesos cada doce meses.

Las cifras del cable

Este diario consultó con un importante ejecutivo de Torneos y Competencias y con dos directivos de canales de aire. Tienen leves discrepancias entre sí, pero las conclusiones son muy parecidas. Efectivamente, TyC le cobra a cada cableoperador una cifra por mes y por abonado. El ejemplo, ya mencionado, es el de Supercanal de Mendoza, 500.000 abonados, que venía pagando 40 millones de pesos por año. La gente de TyC dice que esa cifra es exacta y que cobran siete pesos por mes y por abonado. Los directivos de los canales de aire afirman que el valor está más cerca de los diez pesos que de los siete. Debe tenerse en cuenta que no se puede atribuir el total de ese dinero al fútbol, ya que TyC tiene programación las 24 horas y transmite otros deportes, pero todos los especialistas admiten que el 70 por ciento de la audiencia puede atribuirse a los partidos.

La primera cuestión que surge es que ni TyC ni los cableoperadores les están devolviendo ese dinero a sus clientes. Sí se reintegra el valor del codificado, pero no el correspondiente a la emisión de los demás partidos de Primera División. Por ejemplo, si TyC le cobraba ocho pesos a un cableoperador por darle su canal, hoy en día esa cifra no tiene sentido porque TyC ya no paga derechos ni emite el fútbol. Sin embargo, ese dinero no se le está devolviendo al abonado. En este punto entra el Programa Fútbol para Todos (PFPT), en el que están asociados la AFA y el Estado.

La polémica

Según los funcionarios del Gobierno, el Estado tiene el derecho de cobrarle a cada cableoperador una cifra porque cada empresa –Cablevisión, Multicanal, Telecentro, Supercanal o la que fuera– toma en la señal de Canal 7 un programa que paga derechos. Es cierto que no existe la aspiración de cobrar lo que TyC estaba cobrando antes, porque no se trata de programación de 24 horas, pero también es verdad –dicen los funcionarios– que TyC no incluía los partidos de Boca y River, por estar codificados, y PFPT sí abarcará a los dos equipos más populares. La aspiración es recaudar unos 400 millones de pesos por año.

Desde el punto de vista conceptual, en el Gobierno explican que "a los sectores humildes, que no tienen cable, les damos el fútbol en forma gratuita a través de la antena que tienen en su casa. Ese era nuestro objetivo prioritario. Pero los que ven el partido por cable están en otra situación. Ya le vienen pagando al cableoperador y es justo que el cableoperador le pague al PFPT. Más todavía si ahora, además, no tendrán que pagar un adicional de 32 pesos mensuales por los dos codificados de cada fecha". Quienes están en contra del plan del Gobierno y la AFA sostienen que no se puede cobrar el fútbol a los cableoperadores y que además esas empresas están dominadas por Clarín y no pagarán.

A esto responden desde el PFPT exhibiendo lo que sucede, por ejemplo, con el partido Argentina-Brasil. Canal 7 tiene los derechos para el interior, pero no transmitió el partido en Capital Federal y Gran Buenos Aires. En la zona metropolitana hubo otra programación durante las dos horas que duró el partido. El cableoperador que no quiera el fútbol, tendría su programación sin fútbol y obligaría a sus abonados a verlo por una antena común, algo impensable. "Mire, el fútbol es una locomotora. Los cableoperadores lo tienen que tener sí o sí, porque si el abonado amaga con irse a otra empresa o verlo por antena común, se produce una hecatombe –afirmó uno de los ejecutivos y productores con mayor experiencia y prestigio–. Ese abonado termina no gastando ni en películas ni en ninguno de los otros servicios que presta el cable, pero incluso el cableoperador corre el riesgo de que el abonado se vaya. Suponga por un instante que Cablevisión o Multicanal deciden no pagar y DirecTV y Telecentro sí, la fuga hacia estas empresas sería masiva, más todavía teniendo en cuenta que el abonado no tendrá que pagar ningún extra."

En este terreno, hasta los ejecutivos de la televisión abierta, que en verdad miran con desconfianza el PFPT, admiten que cobrarles cinco pesos, por ejemplo, a los cableoperadores por mes y por cada uno de sus abonados, es un plan razonable, posible. Lo que sucede es que todo se produce en el marco de la guerra existente, por lo que nada es fácil y previsible.

La publicidad

Las discrepancias en cuanto al diagnóstico sobre la publicidad son mayúsculas. Los hombres del Ejecutivo y la AFA hablan de 400 millones anuales, mientras que desde TyC afirman que en los últimos años toda su facturación ascendió a 45 millones de pesos en los diez partidos que transmitían, sumando los dos torneos, Apertura y Clausura. Como se ve, no hay punto de comparación. Los ejecutivos de los canales abiertos también sostienen que la cifra de 400 millones en publicidad es imposible y que es un tema que no les gusta para nada. Desde su óptica, la torta publicitaria no se estira y si el fútbol recauda más que antes, los canales de aire verán reducida su pauta. Las controversias son totales:

- Los hombres de los canales abiertos, que conocen muy bien el negocio publicitario, sostienen que el total de la facturación nacional en televisión no supera los 1100 millones de pesos.

- En el sitio de Internet de la Cámara Argentina de Centrales de Medios (Cacem), www.centralesdemedios.com.ar, que agrupa a empresas de estrategia publicitaria que tienen como clientes a anunciantes poderosísimos, se sostiene que el total de la publicidad nacional neta en televisión llega a 2950 millones de pesos anuales en TV abierta y 519 millones en cable. Casi el triple de lo que sostienen los ejecutivos ante Página/12.

- Los ejecutivos argumentan que la Cacem no toma en cuenta los descuentos reales, pero Cacem habla de inversiones netas.

- Los ejecutivos afirman que Telefé, el canal de mayor rating, factura 500 millones por año, lo que demostraría que la torta no puede ser de 2945 millones. "En un partido no se pueden facturar más de 12 minutos de publicidad. Con toda la furia, en un encuentro en el que juegan Boca o River se podrán cobrar 500 pesos el segundo, lo que llevaría a facturar 360.000 pesos en un partido. Esa ya es una cifra muy difícil. Pero tendríamos 720.000 pesos por cada partido de Boca y River, lo que multiplicado por las 38 fechas que se juegan, llevaría a 27 o 30 millones. La cifra que a usted le dieron en TyC es correcta, unos 45 millones por año", se mantuvo férreo uno de los ejecutivos de canal de aire.

- Los hombres del Gobierno y la AFA responden que ésa es una subvaloración total de las posibilidades. "Por de pronto, usted tendrá a Boca y River con una audiencia mucho más grande que antes, por lo tanto la publicidad será un ingreso muchísimo mayor. TyC dice que los abonados al codificado eran 800.000. El domingo pasado, Boca hizo 16 puntos, ya más del doble en Capital Federal y Gran Buenos Aires. Y en un partido como Argentinos Juniors y Lanús, antes el rating en cable era un punto y ahora no baja de los cinco o los siete."

Todo indica que la cifra de 400 millones es más que exagerada, pero también parece exagerada, pero por lo bajo, la cifra de 45 o 50 millones.

Derechos al exterior y estática

También en este rubro las discrepancias son totales. En TyC afirman que los derechos del campeonato argentino en el exterior valen poco y nada: tres millones de dólares. Según esa fuente, en América latina y Estados Unidos, los derechos los tiene Fox Sports, que paga 1.800.000 dólares anuales, mientras que para el resto del mundo Mediapro paga un millón. "Nuestros partidos se disputan en horarios poco propicios para Europa, por lo general partidos que terminan a la una de la mañana de allá. Y, además, no tenemos acá ni a Leonel Messi ni a Carlos Tevez. Las estrellas están en España e Inglaterra, principalmente. Lo que nosotros les vendemos son camisetas, Boca y River. No se pueden sacar ni 50 millones de pesos de los derechos al exterior. Los derechos de la Champions League, el torneo de mayor prestigio del fútbol mundial, se paga tres millones de dólares en América latina", afirman desde TyC. Respecto de la publicidad estática, en la productora sostienen que no pertenece a la AFA sino a cada uno de los clubes y que se negocia directamente con las instituciones. "La AFA y el Estado no obtendrán nada."

En el PFPT insisten en que también los derechos al exterior son una fuente de ingresos y que están muy subvaluados. Siempre ponen como ejemplo que el torneo argentino se ve en China y que se pueden conseguir dividendos muy superiores a los actuales: 150 millones por año en ambos conceptos. La tarea del coordinador del PFPT no será fácil. No se trata de un mercado transparente e impoluto. Buena parte de los actores comerciales están interesados en que el proyecto no funcione. Parece obvio que este primer campeonato va a constituir una experiencia inicial y que es muy posible que luego haya un proceso de licitación o concurso de ofertas. El Estado tomó el compromiso de pagar una primera cuota de 100 millones de pesos y luego otras diez mensuales de 50. La posibilidad de generar ingresos aparece nítida. Habrá que ver cuánto. Todos tienen claro que, además de fútbol, se discute de cuotas de poder. Y la posibilidad de que Boca y River no jueguen sólo para los 800.000 que tienen el codificado.

Comentá la nota