Con los números cruzados

Con los números cruzados
El ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, concurrirá hoy a la Legislatura. Para el 2010 tiene presupuestados 17.457.759 pesos y afirma que su cálculo es "equilibrado". La oposición advierte sobre la caída en varias áreas sociales y obra pública.
El debate por el Presupuesto 2010 del gobierno porteño comenzará hoy con la visita del ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, a la Legislatura. El macrismo señala que las prioridades son la Policía Metropolitana, el tránsito y la "contención social". Sin embargo, la oposición cuestiona que la partida para viviendas cae 200 millones y la obra pública, 994 millones (casi un 30 por ciento con respecto a este año). En un detallado informe, el legislador de Igualdad Social, Martín Hourest, advierte que "sobreestiman la recaudación actual para no sincerar un ajuste fiscal el año próximo". También observa que, si se le resta al Presupuesto la inflación que calcula la gestión PRO para 2010, las partidas para educación, cultura y trabajo terminan siendo menores a las de este año.

El macrismo no insistió con los aumentos que había planteado el año pasado. En el apartado destinado al ABL, específicamente aclararon que "no se esperan modificaciones en la normativa que generen nuevos gastos tributarios para el 2010". Sí habrá un aumento de 0,8 a 1 por ciento de la alícuota de sellos para operaciones financieras y bancarias, y también se cambiará la compraventa de autos usados, que será cobrada como sello y no como ingreso bruto, con lo que los macristas esperan evitar la evasión.

El total del Presupuesto 2010 calculado por el gobierno porteño es de 17.457.759 pesos. Prevé 8878 millones para pagar sueldos, pero cero aumento de salarios para el año próximo, por lo que los trabajadores de la ciudad deberían afrontar la erosión de, al menos, el 6,5 por ciento de inflación que calcula el mismo Presupuesto. La inversión para obras públicas es de 2400 millones, de los que 913 dependen de un bono que deberá pasar por la aprobación del gobierno nacional. El total de inversión es 994 millones menor al previsto para este año, de 3394 millones. La partida de vivienda será de 374 millones, mientras que la de 2009 era de 578 millones. Es decir, 204 millones de pesos menos.

Grindetti, que iniciará hoy la ronda de ministros que seguirá por dos semanas, señaló a Página/12 que "el Presupuesto 2010 es equilibrado y representa un 4 por ciento más de lo presupuestado para este año. El foco fundamentalmente está puesto en lo social (salud, educación y desarrollo social), que representará un 66,53 por ciento del total. Continuaremos con nuestra política de control del gasto, al que mantenemos con rienda corta". "El Presupuesto 2010 va a tener superávit primario, que es nuestro compromiso en un contexto donde otros distritos no han podido mantenerlo", indicó. En tanto, el presidente de la Comisión de Hacienda, el macrista Alvaro González, afirmó que "también se pondrá el eje en el lanzamiento de la policía y en la puesta en marcha de mejoras del tránsito",

Rienda corta

La oposición, en tanto, cuestionó los diversos recortes a obras públicas y vivienda. "El presupuesto para el año que viene del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) son 304 millones. Por fuera de las obligaciones del juego y del gobierno nacional, quedan 30 millones. Esa es la voluntad del macrismo para la emergencia habitacional", cuestionó el legislador de la Coalición Cívica, Facundo Di Filippo, que dirige la Comisión de Vivienda. "En el Presupuesto 2009 ellos proponían 300 millones y nosotros presionamos para que fueran 520 millones. Hasta este último trimestre ejecutaron el 17 por ciento. Entre las obras del Foiso, está la ampliación de veredas en Palermo Hollywood e hicieron cero obras de vivienda. Y dicen que se trata de un fondo social", ironizó Di Filippo, que también advirtió sobre los recortes al Instituto Espacio para la Memoria (ver aparte). En tanto, la legisladora electa del kirchnerismo María José Lubertino afirmó que "aparece clara la poca previsión para el equipamiento en materia de salud, escuelas y vivienda".

"Ellos tienen un presupuesto inejecutable e indefendible de 2009 y están esperando que en 2010 se dé una reversión del ciclo, pero sin haber tenido políticas de recuperación. Con esto, sinceran cómo usaron de ancla a los pobres y la infraestructura social", estimó Hourest, cuyo equipo elaboró un informe sobre el Presupuesto 2010. Allí, Hourest planteó que, para encubrir un ajuste fiscal que vendrá el año próximo, el macrismo sobreestima la recaudación de este año (si hay más plata de la que en realidad habrá, no hay que anunciar recortes junto con el presupuesto). Como ejemplo de la sobreestimación, Hourest señaló que, para cumplir con las metas de incremento del impuesto a Ingresos Brutos que se planteó la gestión PRO, en este último trimestre tendría que crecer a un 52 por ciento más con respecto al mismo período del año pasado. Sobre los datos de recaudación de la AGIP, el economista de la CTA calculó una estimación más modesta del cierre de 2009 y la proyectó al 2010 con las mismas variables de crecimiento que plantea el macrismo: el resultado es un presupuesto de 16.700 millones y no de 17.500. Sería incluso más bajo que el de 2009 (16.755 millones).

El equipo de Hourest también calculó la diferencia del gasto social entre este año y el Presupuesto 2010 en base al valor real, que implica restarle la inflación que calcula el macrismo (6,5 por ciento) al Presupuesto. De esta manera, la partida real de educación resulta ser menor a la de este año: representa una baja del 2,1 por ciento. Desarrollo Social y Salud, en cambio, aumentan un 4,1 y un 2,3 por ciento, respectivamente. Pero Cultura desciende un 13,7 por ciento y Vivienda, un 39,3 por ciento. Hourest calculó que el total del gasto social cae un 2,2 por ciento con respecto a 2009, a raíz de la inflación.

Por otra parte, Hourest afirmó que la caída en obra pública es del 29,3 por ciento, pero si se calcula la inversión propia y no la obtenida por terceros, el descenso es del 50,2. Hourest indicó que la inversión del año próximo es de tan sólo el 13 por ciento del gasto total, por lo que retrocede a valores de los años 2003 y 2004. Por último, el legislador de Igualdad Social advirtió que por la suma de bonos, letras y otras deudas asumidas, la gestión PRO deberá pagar en 2010 un total de 1792 millones (este año son 930 millones; el año pasado, 700 millones). Los pagos e intereses representan un aumento del 92 por ciento con respecto a este año. Más del total de la partida de Desarrollo Social.

Comentá la nota