Los números de la bonaerense.

Una encuesta del CEOP otorga al dúo Kirchner-Scioli una ventaja de seis puntos sobre De Narváez-Solá. La dupla Stolbizer-Alfonsín está a trece y en cuarto queda Martín Sabbatella. El oficialismo hace la diferencia en las zonas más populosas del conurbano.
Néstor Kirchner, en compañía de Daniel Scioli, aventajan por seis puntos a la dupla Francisco de Narváez-Felipe Solá. En el tercer puesto se ubican Margarita Stolbizer-Ricardo Alfonsín, quienes estarían a trece puntos de los candidatos del Frente para la Victoria y a siete de Unión-Pro. Más lejos está el intendente de Morón, Martín Sabbatella. Como era de esperar, la fortaleza de la oposición está en el interior bonaerense y en el primer cordón del Gran Buenos Aires, mientras que en algunos distritos del segundo y tercer cordón, el FpV consigue ventajas de 25 y 30 puntos.

Las conclusiones surgen de un exhaustivo trabajo de la consultora Centro de Opinión Pública (CEOP), que lidera Roberto Bacman.

En total esa consultora entrevistó a 2000 personas en las ocho secciones electorales, lo que habla de una muestra muy grande y extendida. Además, hizo el sondeo con la metodología reconocida como más precisa: entrevistas individuales, en los domicilios del encuestado. El trabajo se empezó el 14 de abril y concluyó el 21, utilizándose los últimos días para su procesamiento.

"No hay un gran crecimiento del Frente para la Victoria a raíz del lanzamiento de la idea de las candidaturas testimoniales. Kirchner como candidato ya tenía el 30 por ciento hace dos semanas y ahora tiene, junto a Scioli, algo más del 32 –señala Bacman–. Sin embargo, yo diría que el mayor crecimiento de las últimas dos semanas lo produjo el dúo Stolbizer-Alfonsín. Nosotros los teníamos en 11 puntos hace menos de un mes. Por supuesto que ese crecimiento se da principalmente en el interior, aunque también un poco en el Gran Buenos Aires."

"Nosotros sondeamos también qué sucede con las candidaturas testimoniales. Lo hicimos en aquellos distritos en los que ya sabemos que el intendente, por ejemplo, se apresta a ir como primer candidato del FpV. En esos casos, preguntamos si al encuestado le parecía bien o mal que el intendente encabezara la lista y si lo van a votar. No encontramos mayores resistencias, la gente no está en contra", analiza Bacman.

La mayoría de los consultores coinciden en que durante esta campaña hay que prestarles atención a dos fenómenos.

n El primero, es que ya no son tan precisas como antes las encuestas telefónicas. Siempre tuvieron un cuestionamiento porque por esa vía no se llega a los sectores de menores recursos. Pero ahora, además, sucede que en las casas hay menos teléfonos fijos. El fenómeno nuevo es que en los hogares más humildes las comunicaciones ahora se producen por celular, casi siempre con el sistema de tarjeta. De manera que las encuestas telefónicas, al menos como se hacían antes, han crecido en imprecisión.

n El otro hecho distintivo de esta campaña es que el adelantamiento va a producir una campaña más bien corta. Ni siquiera hoy está lanzada la candidatura de Kirchner y todavía hay movimientos que son habituales en las pre-campañas. Por ejemplo, esta semana Gabriela Michetti renunció como vicejefa del gobierno porteño y eso produce reacciones que tal vez se disipen en dos semanas o tal vez no. El oficialismo nacional todavía no tiene candidato lanzado en la Capital Federal y en Santa Fe todo está por verse. De manera que puede haber muchos movimientos todavía y tendrán incidencia porque la campaña será muy corta.

La encuesta del CEOP ratifica lo que la mayoría de los consultores tienen hoy como evaluación. Es muy posible que el Frente

para la Victoria consiga holgada diferencia en las zonas más populosas del Gran Buenos Aires –además, con los intendentes a la cabeza de las listas– y tendrá serias dificultades en el interior provincial y en el primer cordón del conurbano.

Comentá la nota