Los números de 2010 anuncian una economía en problemas

Los números de 2010 anuncian una economía en problemas
Antecedidos, en su mayoría, por signos negativos, los niños cantores sortearon las cifras del año que está por llegar, pero el azar no fue muy generoso con los argentinos: un dólar por arriba de los 4 pesos y una inflación superior al 20%
En boca de los niños cantores, todo suena mejor. Aun cuando gritan a los cuatro vientos ese número del Gordo de Fin de Año que el jugador iba a elegir pero se arrepintió, justo a último momento. ¿Será por eso que el Gobierno nacional les encomendó a ellos el relato de los números de la economía para el próximo año?

Según dicen las buenas lenguas, las proyecciones no son muy alentadoras, y como esta vez Guillermo Moreno no pudo sobreponerse a la honestidad de los niños cantores, que ya tenían en sus manos los números de 2010, las cifras no podrán ser modificadas por el secretario de Comercio.

Aunque las cifras generen tanto enojo y preocupación como cuando se pierde el Gordo de Navidad, el grito de los niños cantores sonará con mucha más fuerza que las proyecciones de Horangel.

Pero se acabó la perinola. Basta de análisis y reflexiones. Los niños cantores ya están paraditos en el escenario, y se dirige a ellos la mirada atenta del séquito de aplaudidores que siguen a la Presidenta vaya donde vaya, sólo que ahora no tendrán qué aplaudir.

"Señoras y señores, la Lotería de la República Argentina del Revés presenta los números de 2010", anuncia un locutor con panza de vino, que da lugar al armónico cántico.

"Cero ocho", entonaron los niños cantores, anunciando la primera bolilla. "¡El 08 es incendio!", gritó el coro de voces. Y no es casual que la bolilla haya sido la primera: para 2010 los economistas pronostican una inflación cerca del 20%, y un dólar que podrá llegar a $ 4,20 en los últimos meses del año.

"Los salarios subirán entre un 22% y un 25%", aseguró a Hoy el economista José Luis Espert. Pero ojo, los aumentos de sueldo no serán concedidos por bondad fiscal, sino que se ajustarán al nivel inflacionario; lo que equivale a decir que las subas serán literalmente comidas por los aumentos de precios.

Espert aseguró, además, que las ventas externas crecerán en cantidad un 7%, y los precios en las exportaciones traerán hasta un 10%. "Para 2010 habrá un superávit comercial récord, pero van a crecer más las exportaciones que las importaciones", proyectó el economista.

Pero el incendio económico de 2010 puede llegar tan lejos que hay hasta quienes no se atreven a lanzar pronósticos. "El dólar es incalculable. No me atrevo a hacer una estimación, porque eso depende mucho de la política que el Gobierno aplique", aseguró a Hoy Manuel Solanet, ingeniero civil con estudios de posgrado en Economía y ex secretario de Hacienda de la Nación.

En armonía con lo que pronosticaron los niños cantores, Solanet estimó que en 2010 el país crecerá un 3%, una cifra que está muy por debajo de lo que anuncia, con bombos y platillos, el Gobierno nacional. El ingeniero civil aseguró que también crecerá el consumo interno y la inflación, "aunque no se puede esperar nada maravilloso", sentenció.

Sigue el sorteo

Los niños cantores, indiferentes ante todo comentario, continuaron con el sorteo: la próxima bolilla tenía pintado con color rojo el número 00. "El cero cero son los huevos. Esos que les faltaron a Néstor y a Cristina para plantarse ante el FMI y resistirse al pago de una deuda", gritó un niño cantor, colorado de bronca. Y su enfado tenía razón de ser, ya que, debido al adelanto del pago al organismo de crédito internacional, Argentina contará 9.500 millones de dólares menos para el año próximo.

El siguiente número fue el 99. ¿Qué significa? Los hermanos, y a no asombrarse: para el año que está a punto

de comenzar, Argentina tendrá un nuevo ciclo con falta de políticas sociales,

y ya lo anunció el sorteo: Alicia Kirchner, la hermana de Néstor, es quien maneja el ministerio de Desarrollo Social. Pero hasta ahora no hizo mucho, y según indica el azar, en 2010 no hará

mucho más.

Recién van tres bolillas, y los niños cantores se ven agotados, exhaustos. Acostumbrados a relatar números aislados, que en definitiva no tienen incidencia en un número importante de compatriotas, se sentirán todavía más abombados al finalizar su tarea. Pues lo que anuncian no es poca cosa. "Esto es peor que cantar canciones infantiles", cuchicheaba un niño cantor a su compañero.

Más cifras

Se hizo un silencio mientras el bolillero mezclaba, en forma automática, las cifras de 2010. La máquina activó el selector de bolilla, y en los televisores gigantes se vio el próximo número: 44. "Cuatro cuatro", se escuchó en el salón de la Lotería. Siguiendo la simbología, el 44 es la cárcel. Aunque, a decir verdad, 2010 será el año de la "no cárcel", porque ninguno de los tantos funcionarios K acusados por corrupción será visto tras las rejas; ni siquiera el mismísimo matrimonio presidencial, acusado de enriquecimiento ilícito por incrementar en un 158% (y en sólo tres años) su patrimonio personal.

Uno de los niños cantores se las vio negras, y rogando torcer la negatividad de los números, cruzó los dedos por detrás de la espalda. Pero no tuvo suerte, la próxima cifra fue el 73, el hospital. "2010 será otro ciclo con falta de insumos en los centros de salud públicos, y se repetirán, con bastante frecuencia, los paros médicos. ¿Qué reclamarán? Aumentos de sueldo, para que sus salarios se ajusten a la inflación real, y no a

la que canta Moreno", dijeron a coro, los niños.

En el salón volvió a sonar el ruido que hacen las bolillas al golpear unas con otras, y el siguiente número fue el 22, el loco. Ya lo cantaron los niños: Moreno seguirá al frente del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y, tal como lo hizo hasta ahora, continuará dibujando números "a lo loco", también en 2010.

"A continuación, en la Lotería Nacional de la Argentina del Revés se sorteará el último número de 2010", dijeron las voces a coro, y luego se vio en los televisores la última cifra: el 75, que simboliza el payaso.

Teniendo en cuenta todo lo hasta ahora sorteado, 2010 será tomado por el matrimonio presidencial como otro año de "circo", donde desfilarán personajes nefastos, gremialistas que sólo alimentan sus bolsillos, políticos que únicamente buscan clientes y promesas que nunca se cumplirán. En definitiva, los dueños del circo, una vez más, se burlarán de todos los argentinos. Pero no se preocupe, a la larga no será un ciclo tan distinto al que en horas termina.

Comentá la nota