El número de ingresantes a la UNR es el más bajo de los últimos 14 años

El año pasado 13.042 estudiantes ingresaron como nuevos alumnos a la Universidad Nacional de Rosario (UNR). El dato significa una caída de cerca de 500 jóvenes con respecto al año anterior, y representa la cifra más baja de los últimos 14 años. Desde la Universidad señalan al retraso en el egreso del nivel medio, la fuga al mercado de trabajo y la diversificación de la oferta de educación superior como posibles causales de esta merma. También apuntan a una mala preparación y bajas expectativas a seguir estudiando heredadas del secundario.
Los datos corresponden al boletín estadístico de la UNR, con cifras actualizadas hasta 2008. Es que si bien la inscripción a las carreras cerró el pasado 30 de abril, aún hay muchos jóvenes anotados en las facultades que adeudan documentación del secundario, y por lo tanto están cursando como condicionales.

Un primer pantallazo a los números fríos indican que de los 13.595 ingresantes registrados en las doce facultades de la UNR en 2007, se pasó a 13.042. La caída representa casi el total de nuevos alumnos que suman dos facultades: Ciencias Agrarias (364) y Veterinarias (235).

Salvo Ingeniería, Bioquímicas, Veterinarias y Medicina, el resto de las facultades de la Universidad local perdieron ingresantes entre 2007 y 2008. Derecho contabilizó 188 alumnos nuevos menos con respecto al año anterior, al igual que Psicología (164) Humanidades (158) y Arquitectura (137). Aún así, las facultades que dictan las carreras "tradicionales", como Económicas, Medicina, Humanidades y Derecho siguen concentrando más de la mitad de los ingresantes.

Tendencia reafirmada

La disminución reafirma una tendencia que se registra año tras año, y que determina que el ingreso 2008 es el más bajo de los últimos 14 años, cuando en 1994 la nueva matrícula fue menor a los 13 mil.

Pero la curva descendente en los nuevos alumnos no es una realidad exclusiva de la UNR. Según datos del Ministerio de Educación nacional, de los más de 300 mil jóvenes que entraban a las universidades públicas del país en 2002, se pasó a casi 263 mil ingresantes en 2006.

Una realidad diferente es la que muestran las instituciones privadas, y que para algunos especialistas se suma a las causas de la caída en el ingreso. Mientras que para 2002 entraban en las privadas del país 52 mil nuevos alumnos, el número trepó cuatro años después a los 83.200.

Mercado laboral

"Es una cuestión compleja porque no hay un solo elemento que explique ese fenómeno", sostiene el rector de la UNR, Darío Maiorana. Si bien sugiere medir los ciclos de ingresantes cada diez años, o por cohorte —los datos de una misma promoción, en ingreso y egreso—, sostiene que hay dos elementos a tener en cuenta para entender la caída en el número de estudiantes: "Primero, la calidad del ciclo medio, que creo que a todas luces no forma claramente para la Universidad, con lo cual pienso que hay muchos jóvenes que desisten de seguir estudiando", señala Maiorana.

El rector advierte que a la situación anterior se le debe agregar "la oferta de las tecnicaturas e institutos terciarios, que han aumentado en gran medida en los últimos años". La referencia tiene que ver con la posibilidad creciente de los jóvenes de elegir carreras cortas que habiliten a un trabajo.

Del total de alumnos de la Universidad rosarina un 28 por ciento trabaja. La situación laboral es otro de los ítems que el rector apunta como hipótesis de la merma en el ingreso. "Hemos verificado entre 2001 y 2008 un aumento importante en la inclusión de jóvenes en el empleo, con lo cual probablemente muchos de ellos retrasaron el ingreso a la Universidad porque se incorporaron al mercado de trabajo", describe Maiorana.

La falencias evidenciadas en la formación del secundario es para Maiorana un punto clave. "El secundario forma bastante mal a los estudiantes en general, y la mala formación no le genera ningún tipo de motivación ni expectativa a seguir una carrera", dice el rector. Por último, señala un aumento en la cantidad de chicos que retrasan, por materias adeudadas o repitencia, su ingreso a la Universidad.

Comentá la nota