Los nuevos sueños de Kirchner

Por Luis Majul.

Se vive un clima de euforia entre los kirchneristas de paladar negro que leen encuestas todos los días. El ex presidente ahora está convencido de que ganará por más del 10% de los votos en la provincia de Buenos Aires, y que esa diferencia le dará derecho a disputar el poder dentro del peronismo y presentar su candidatura a Presidente 2011.

¿Cuánto hay de análisis objetivo y cuánto de autoconvencimiento?; ¿Cuáles son las encuestas más serias, la que lo presentan a nueve puntos de Francisco De Narváez o las que hablan de un empate técnico, con una luz, a favor del oficialismo, de apenas dos puntos? Esto ahora, en Olivos parece importar poco. "Néstor está contento con la campaña. Siente que volvió a 2003", explicó uno de los hombres que pasa más horas con el ex jefe de Estado que con su familia, y al que esta semana se lo vio paseando por las calles de Tigre sonriente, mientras el jefe besaba a los niños y firmaba autógrafos para las amas de casa.

Ataques y caricias

Se trata también de uno de los que más insistió ante Kirchner en su pedido de que se mostrara más moderado, más humano, más compresivo, menos agresivo y menos soberbio. El mismo que instruyó a los ministros Aníbal Fernández y Florencio Randazzo para que peguen bien fuerte y bien abajo en el corazón del peronismo disidente y sin guardarse ningún ataque personal contra De Narváez, Felipe Solá y Mauricio Macri. ‘Vago’ y ‘traidor’ son apenas dos de ellos. En las próximas horas se esperan media docena más. "Es una mezcla de campaña sucia con toques de ternura de Néstor y un discurso inteligente, que reinvindica lo mejor que hizo en sus primeros años de gobierno", explicó un veterano encuestador y politólogo que trabaja para el Gobierno y también para la oposición.

Como se viene sosteniendo desde este espacio, ahora la gran preocupación del hombre más poderoso de la Argentina, además de no cometer ni el más mínimo error para consolidar lo que supone como una victoria contundente, es lograr que los medios más importantes la presenten como más le conviene: foto de tapa.

Dijo otro de sus hombres:

n Si Néstor gana será el gran triunfador de la elección. No será el único, pero sí el más importante. ¿A quién le darías vos la foto más grande, a quien pondrías en la tapa, con qué titulo arrancarías las noticias en la radio y la televisión?

El funcionario confirmó, además, que desde el Gobierno harían todo lo posible para presentar cuánto antes, en Diputados, el controvertido proyecto de ley de Radiodifusión. Y agregó que esperan lograr la media sanción justo antes de las elecciones del 28 de junio. ¿Se trata de una nueva muestra de poder, para condicionar la decisiva tapa del lunes?

El escenario ideal para Kirchner es ganar con la mayor diferencia posible en el distrito más importante de la Argentina. Y rezar, a la vez, para que sus adversarios internos, en especial Carlos Reutemann triunfen pero con la menor cantidad de votos que se puedan registrar.

El escenario real, sin embargo, muestra, hoy, otro panorama:

n Un Reutemann victorioso, con varios puntos por encima de Giustiniani, en virtual alianza con Schiaretti, Jorge Busti, y con De Narváez y Solá a la expectativa.

n Otro grupo de gobernadores que también se sienten ganadores, como el de Chubút, Mario Das Neves, de Salta, Juan Urtubey y de San Juan, César Gioja, que pretenden sentarse a discutir el próximo lunes 29 un nuevo reparto de poder, que incluye los espacios de decisión y la caja del Estado nacional.

n Las expectativas de Daniel Scioli, quien pretende lo mismo que Kirchner y Reutemann.

n El plan de Macri, quien intentará presentar el seguro triunfo de Gabriela Michetti en la ciudad de Buenos Aires y la buena elección de De Narváez -gane por poco, o pierda por poco- como la plataforma para lanzar su propia candidatura a presidente en 2011.

n Un Congreso nacional muy enrarecido.Con legisladores no kirchneristas esperando para entrar a la Cámara hasta diciembre, y otros kirchneristas intentando convalidar leyes que pretenda el Gobierno.

¿Y si pierde?

Los operadores del ex mandatario no tienen respuesta a la pregunta: "¿Y qué pasa si Kirchner pierde?". Tampoco quieren recordar la experiencia política de Carlos Menem, quien después de ganar las últimas legislativas siendo gobierno empezó a sufrir un incesante repudio, con algunas muestras de odio, de parte de la abrumadora mayoría de la sociedad. También, incluso de quienes lo habían terminado de votar por temor a un futuro incierto.

Comentá la nota