115 nuevos policías ya cumplen con sus funciones en Salta

Hoy se incorporarán otros 60 efectivos y hasta el martes se completarían las designaciones de los 280 flamantes agentes.
Ciento quince de los 280 nuevos agentes incorporados a la Policía el jueves último recibieron ayer la notificación oficial de la designación de su destino y ya se encuentran cumpliendo con su deber en diferentes puntos de toda la provincia. En tanto hoy otros 60 efectivos recibirán su notificación, así hasta completar -a más tardar el martes- el destino de la totalidad de los agentes de Policía que el gobernador Juan Manuel Urtubey puso en funciones el jueves.

Por ahora son 115 los efectivos que recibieron la notificación con su destino. De éstos, 32 prestarán servicio en Salta capital; 43 en Orán; 7 en Metán; 11 en Tartagal; 9 en Joaquín V. González y 13 Cafayate.

A estos nuevos agentes hay que sumarles la incorporación en las calles de 150 cadetes, quienes ya recibieron instrucción y cursan el segundo y tercer año de formación, según lo informado en la Jefatura de Policía.

El subjefe de la Policía de la Provincia, Mario Paz, señaló anoche a El Tribuno que "hasta las 21.30 el servicio de guardia urbana 911 había sacado a la calle 24 móviles, los cuales están distribuidos por toda la capital provincial". Además, el comisario dijo que "a las 21.40, cuando empezaba un nuevo turno de servicio, se notó en varias comisarías un importante reintegro de efectivos a sus puestos de trabajo, quienes abandonaron el paro y ya trabajan con normalidad". A partir de estos dos datos, el subjefe de la fuerza señaló que todos los espectáculos previstos para el fin de semana se desarrollarán con normalidad, como es el caso de los corsos. En cuanto a los policías para la zona de los boliches y el corredor de la calle Balcarce, aseguró que también "está garantizada la seguridad en esos lugares, al igual que en toda la provincia".

El conflicto

La situación con los policías autoacuartelados no registró ayer ningún avance. Por la tarde los policías rebeldes se dirigieron a la Central de Policía para participar de una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, y autoridades de la cúpula de la fuerza, pero la reunión no se concretó, ya que los altos mandos de la Policía no tenían conocimiento de esta cita y Godoy no se presentó. La situación provocó el enojo de los representantes de los autoacuartelados, quienes decidieron cerrar las instancias del diálogo y concentrarse en el Centro Policial hasta que "sean las propias autoridades que hoy nos desairaron las que nos convoquen a dialogar", según lo expuesto por el agente abogado Pablo Cardozo.

Mario Paz llamó a los autoacuartelados a reflexionar, al tiempo que recordó que quienes decidan volver a trabajar, si bien tendrán sanciones no serán exonerados de la fuerza. "No queremos que las familias de estos hombres paguen por este conflicto", señaló. Sin embargo, diferenció la situación de cuatro de los líderes del movimiento. "En esos casos ya hay un sumario que no se puede dejar de lado: habrá una investigación que, seguramente, terminará con la baja de estas personas", sentenció.

Dos acciones de amparo presentadas por representantes de policías autoacuartelados fueron rechazadas ayer.

Una se presentó al juez de Cámara de la Sala I, Julio Víctor Pancio, y la restante al Juez de Cámara de la Sala II, Luis Félix Costas.

La Mesa Multisectorial realizará una reunión el lunes para analizar las consecuencias del paro que realiza un sector de la Policía.

El jefe de la Policía de la provincia de San Luis aconsejó a los autoacuartelados que "depongan esta actitud".

Denuncian a un vocero

Una denuncia por violación a los derechos humanos fue presentada contra Rubén Ernesto Argañaraz, principal referente y vocero de los policías en conflicto. La secretaria de Derechos Humanos de la Provincia, María Pace, confirmó a El Tribuno

la denuncia hecha por la madre de un menor adicto que había solicitado ayuda a Argañaraz para el problema del chico, pero -según la presentación- el policía maltrató a su hijo. El pedido de auxilio fue realizado en la Comisaría 10� del barrio Santa Cecilia, donde el funcionario cumplía servicio. De acuerdo con la denuncia, el chico fue escupido y golpeado por Argañaraz. La madre dice que puede corroborar lo que relata con el testimonio de otras vecinas de la barriada que acudieron a Argañaraz, también por problemas de adicción de sus hijos. El policía habría cometido el mismo incumplimiento de protección e idénticos maltratos con los chicos.

La titular de la Secretaría de Derechos Humanos opinó que "esta acción resulta reprochable en cualquier persona, porque constituye un acto de violencia contra el prójimo, mucho más en cualquier funcionario policial". Pace agregó que "en palabras del Gobernador, el policía tiene la misión primordial de garantizar a las personas su seguridad, de brindarles protección y respetarles sus derechos individuales".

Comentá la nota