Sin nuevos focos de incendios, se espera que el clima acompañe.

No hay cifras oficiales acerca de la cantidad de hectáreas consumidas por el fuego en la provincia la semana pasada. No se registraron nuevos focos de incendios, pero advierten que del clima y la responsabilidad de la gente dependerá que la situación se mantenga.
La lluvia de hace pocos días, la leve disminución de la temperatura y la humedad reinante contribuyeron a extinguir los focos ígneos que eran combatidos por las dotaciones de bomberos de manera intensa en distintos puntos del territorio provincial.

Los pronósticos para los próximos días, con una temperatura estable que oscila entre los 17º C de mínima y 31º C de máxima y la humedad ambiente que ronda entre un 68 y el 70%, además de la probabilidad de lluvia hacia el miércoles traen tranquilidad a la familia bomberil que trabajó arduamente en el combate de los 75 focos de incendios que se registraron, según el relevamiento de la Dirección de Defensa Civil a cargo de Pabla Acosta de Servín.

SIN NUEVOS FOCOS

Extraoficialmente se pudo saber que hasta ayer no se reportaron nuevos focos de incendios.

Un especialista en esta materia resaltó que el volumen de agua caída que superó los 20 milímetros ayudó a la tarea de los bomberos, pero que eso no "significa que se mantenga la situación como hasta ahora. Si llega a subir la temperatura y empieza a desaparecer la humedad, sumado esto a la irresponsabilidad de la gente, es probable que haya nuevos incendios".

Claro está que la probabilidad de incendios está ligada a la sequía que persiste en toda la región.

La Directora de Defensa Civil por estos días parece haberse llamado a silencio, ante la requisitoria periodística -como ya es costumbre- su teléfono permanece apagado.

Si bien oficialmente se difundió que los incendios se registraron en 75 puntos de la provincia, de los cuales San Luis del Palmar, Lomas de Vallejos y San Miguel fueron los más preocupantes, hasta el momento no hay voces oficiales que indiquen cuántas hectáreas fueron consumidas por el fuego.

Las estadísticas en estos casos son de vital importancia y máxime cuando hay intereses económicos de por medio, teniendo en cuenta que en muchos casos se vio afectada la actividad productiva.

Sin embargo hay que remarcar en la toma de conciencia de la gente, que tiene que comprender que no es época de quemar y teniendo en cuenta la severa sequía que atraviesa la región. Especialistas de distintos organismos vienen advirtiendo sobre ello y las consecuencias que traen aparejadas para la economía.

Comentá la nota