Nuevos focos de incendio en el oeste.

“No podemos entrar a las cabezas de fuego por la falta de limpieza y mantenimiento de las picadas contrafuego con las que nos encontramos en los campos. No sé si se trata de un problema de economía de los productores o simple desidia”, expresó ayer el Director de Defensa Civil de La Pampa, Gustavo Romero.
Ayer se abrieron nuevos focos de incendio en las zonas de Chacharramendi y Limay Mahuida.

“Queremos que los productores de La Pampa repasen sus picadas contrafuego. Nos encontramos permanentemente con picadas muy sucias que nos dificultan las tareas de ayuda en la extinción de los incendios. Esto va en desmedro de los propios productores que, en definitiva son los principales perjudicados, arrastrando por supuesto la pérdidas de monte, especies de la fauna local, mortandad de animales de granja y, desgraciadamente, en algunos casos vidas humanas”, dijo Romero.

En relación a los últimos fuegos en el territorio provincial, el funcionario adelantó que “a las 20:00 del martes avisó la BOT (Base Operativa Transitoria) que se encuentra trabajando en Chacharramendi, que una tormenta que pasó por la zona generó un nuevo foco de incendio al norte de esa localidad”.

La zona se ubica al sur de lo que sería el “quemado grande del pasado sábado”, y el martes por la noche estaban en el lugar trabajando las cuadrillas, a la que se sumó la cuadrilla con Base en El Durazno donde hasta ayer se continuaba trabajando en la extinción del fuego.

Por otro lado, el funcionario confirmó que “a las 05:00 de la madrugada de hoy (por ayer) fue avisado de un nuevo foco de fuego en la zona de Limay Mahuída”.

“Lo que no podemos saber aún es si el fuego se encuentra dentro de una isla. De ser así, la entrada de las brigadas se torna muy difícil. Lo que tenemos que hacer en este caso (de estar circunscripto en una isla) es que las llamas no se escapen de la isla”, advirtió.

Al hacer mención a la posibilidad de que el incendio de Limay se encuentre en una isla, el funcionario explicó que “es probable que el fuego se haya originado dentro del río Chadileuvú”.

La media histórica en La Pampa es de 350 mil hectáreas anuales y hasta la fecha el conteo destructivo es de 111.700 hectáreas.

Comentá la nota