Nuevos chispazos entre Scioli y Macri.

Ante el reclamo del macrismo para eliminar las retenciones, Scioli se preguntó: "¿Por qué no bajan primero en la Ciudad de Buenos Aires los impuestos". Fuerte defensa de la Provincia de la nueva coparticipación

Las diferencias en torno a la disposición de la basura, el tránsito, la inseguridad, la pobreza e incluso a quién se atiende en los hospitales a ambos lados de la General Paz, dividen las aguas entre Provincia y la Capital Federal. En esta oportunidad, el cruce fue a raíz de las polémicas retenciones que le sigue cobrando la Nación al campo.

Ayer, frente a las críticas que suscitó la decisión de coparticipar las retenciones que tomó el Gobierno nacional, Daniel Scioli se preguntó: "¿Por qué no se bajan en la Ciudad de Buenos Aires o en otras provincias que están pidiendo la eliminación de retenciones?, que bajen primero los impuestos locales ellos", dijo el mandatario provincial y agregó que "después cuando dieron el ejemplo y la decisión de haber bajado todos los impuestos, que le pidan al Gobierno central".

Visiblemente molesto con la actitud del macrismo, Scioli explicó que escuchó en las últimas horas, inclusive desde la Ciudad de Buenos Aires, decir "que dividan las retenciones, que bajen las retenciones". "Empecemos por bajar los impuestos locales porque si todos salimos a decir que baje esto, que digan de dónde lo van a sacar", insistió.

La respuesta de Scioli llegó pocas horas después de que el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, adelantó que la Ciudad de Buenos Aires aceptará el dinero que gire el Gobierno nacional por lo recaudado con las retenciones a la soja, pero al mismo tiempo las cuestionará.

"Vamos a seguir insistiendo con derogarlas porque creemos que hay que bajar las retenciones", insistió el funcionario porteño, quien recordó que desde el Pro se había pedido que las retenciones

se cobraran de forma escalonada y que no superaran el 25%.

Ayer, en la Gobernación bonaerense había malestar hacia la postura macrista sobre el tema de las

retenciones. Incluso varias fuentes oficiales destacaron como contradictorio el hecho de que la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos porteña (AGIP) acabe de decidir avanzar sobre

los contribuyentes del régimen, simplificado en el impuesto sobre los Ingresos Brutos que "pisan" la facturación.

En efecto, desde junio próximo, el Fisco porteño pondrá en marcha un nuevo régimen de retención y percepción que golpeará a los pequeños contribuyentes, siempre que superen el límite de facturación anual permitido ($ 144.000) respecto a las operaciones celebradas con un único cliente. "Cuestionan las retenciones al campo e inventan una nueva retención de la Capital Federal", denunciaban ayer en el Ejecutivo bonaerense.

Comentá la nota