Nuevos ataques a sitios de Internet

Un funcionario del Pentágono acusó a Corea del Norte de estar detrás del sabotaje cibernético
SEUL.- En lo que constituye la tercera oleada de sabotajes cibernéticos desde el martes, nuevamente ayer siete sitios de Internet surcoreanos fueron atacados, después de sucesivos asaltos de hackers que afectaron a portales "sensibles" de Corea del Sur y de Estados Unidos, donde la ofensiva comenzó el fin de semana pasado.

Medios estadounidenses informaron ayer que el Departamento de Defensa acusó a Corea del Norte de estar detrás de los ataques que afectaron a decenas de portales estadounidenses y surcoreanos, entre ellos varios gubernamentales.

De los siete sitios surcoreanos atacados ayer, uno pertenece al gobierno y los otros, a entidades privadas. Horas antes de la nueva ofensiva, la compañía líder de seguridad informática de Corea del Sur, AhnLab, había advertido sobre otra oleada de sabotajes a través de la Web. Dos horas después de los ataques, los sitios funcionaban con normalidad, excepto uno de compras.

El martes pasado, doce sitios de Internet surcoreanos fueron atacados, seguidos de otros diez anteayer, entre los que se encontraban oficinas del gobierno. A algunos, incluido el Centro Nacional de Seguridad Cibernética, afiliado a la principal agencia de espionaje, ayer todavía no se podía acceder.

Como en los anteriores sabotajes, los de ayer fueron causados por los ataques de negación de servicio, por medio de los cuales un aluvión de computadoras tratan de conectarse a un sitio único al mismo tiempo y saturan al servidor.

"No es un simple ataque lanzado por particulares. La ofensiva parece ser elaborada por una organización o un Estado", afirmaron los servicios secretos surcoreanos (NIS, por sus siglas en inglés), en un comunicado.

A la vez, ayer, medios estadounidenses -citando a un funcionario del Pentágono- informaron que los sabotajes cibernéticos a páginas gubernamentales de Estados Unidos y Corea del Sur fueron obra de Corea del Norte.

EE.UU., también víctima

En Estados Unidos, los objetivos de los ataques del fin de semana incluyeron a la Casa Blanca, el Pentágono, el Departamento del Tesoro, la Bolsa de Nueva York y el diario The Washington Post , aunque sin haber ocasionado daños mayores.

El portal del Departamento de Estado ( state.gov ) también se vio afectado, indicó su vocero, Ian Kelly. "Estamos investigando, pero no podemos confirmar el origen [del ataque] que comenzó el 5 de julio pasado", dijo.

Sin embargo, la situación no parecía generar demasiada inquietud. "Es un ataque masivo", pero muy poco "sofisticado", dijo Johannes Ullrich, directivo de Internet Storm Center, organismo especializado en seguridad informática.

Los hackers no lograron superar las disposiciones de seguridad de los sitios, no robaron datos y estos tampoco resultaron dañados. En la mayoría de los casos, los sitios no estuvieron disponibles durante un tiempo, reportó el periódico The Wall Street Journal .

Corea del Sur, sin embargo, reconoció daños más graves. El ataque del martes a varios sitios, entre ellos el de la Presidencia y el del Ministerio de Defensa, provocó la suspensión de su servicio durante cuatro horas, según informó la prensa local.

Según la NIS, se utilizaron 12.000 computadoras en Corea del Sur y 8000 en el extranjero para lanzar la ofensiva.

Comentá la nota