El nuevo viejo equipo.

A diferencia de otros inicios de temporada, Racing pudo mantener a la mayoría de titulares y Caruso consiguió el recambio que quería. Ahora va por la Libertadores.
Esta vez la estructura no se desmoronó. Apenas unos pocas piezas del moto se perdieron, pero el funcionamiento del mismo no sufrió alteraciones profundas. A diferencia de lo que ocurrió en otros tantos comienzos de temporada en junio, Racing no padeció un éxodo masivo de futbolistas que constituyeron el equipo titular del reciente Clausura. Apenas tres de los que actuaron entre los once ideales de Caruso Lombardi ya no están: Pablo Migliore, Franco Zuculini y José Shaffer.

Como los últimos dos faltaron ante Newell's (porque ya habían sido vendidos a Europa), en la Academia se ausentará sólo el arquero ex Boca con respecto a los titulares de aquel encuentro. Uno de los gustos que la dirigencia le dio al DT fue asegurarle la continuidad de Marcos Cáceres, Pablo Lugüercio, Adrián Lucero y Martín Wagner, quien se perfila como acompañante de Yacob en el doble cinco.

Asimismo, el arribo de nueve refuerzos le permitió a Caruso alcanzar lo que se propuso cuando finalizó el torneo. "Tengo para armar dos equipos, con una opción para cada puesto", dijo. No se trata de refuerzos rutilantes, aunque Caruso conformó un plantel amplio por las dudas de que a fin de año se vayan jugadores y porque aspira a participar de la próxima Copa Libertadores.

De esta manera, mantuvo casi la misma defensa que terminó jugando. Además, las incorporaciones de Matías Cahais, Cristian Tavio y Diego Menghi (volvió de su préstamo en Atlético Rafaela) le abrieron un abanico mayor de recambio en esa línea, donde predominan los jugadores altos como le gusta al técnico. Y atrás, en el arco, hoy por hoy estará la custodia de Pablo Santillo, cuyo suplente sería De Olivera.

En el medio, en tanto, también abundan los jugadores por los que se quedaron más los desembarcos de Sebastián Rosano, Damián Ledesma y Marcos Britez Ojeda. Mientras que arriba permanecerá la dupla preferida del entrenador, integrada por Lugüercio y Ramírez. A la espera de una chance estarán Damián Steinert y Javier Velázquez -dos contrataciones-, junto con un viejo conocido de la casa que confía en poder mejorar su nivel: Pablo Caballero.

Comentá la nota