Nuevo traspié judicial para el Gobierno

La jueza Sarmiento convirtió en "ordinaria" la causa; así, Redrado seguirá en su cargo hasta que la Cámara defina una apelación
La jueza María José Sarmiento convirtió en "ordinaria" la causa judicial que Martín Redrado había comenzado como un amparo de trámite urgente y, así, no sólo la magistrada tendrá más tiempo para resolver el tema, sino que Redrado permanecerá durante ese lapso como presidente del BCRA y el expediente llegará más tarde a la cámara de apelaciones.

El viernes último, la jueza Sarmiento había suspendido el decreto 2010/09, que autorizó la utilización de las reservas del BCRA, y también suspendió el decreto 18/10, que removió a Redrado. Esta medida la había tomado ante un recurso presentado por diputados de la oposición.

Pero como el Gobierno logró que el camarista federal Carlos Grecco le recibiera la apelación el sábado último, fuera del horario de tribunales -lo que es una situación irregular-, ayer el presidente del BCRA hizo varias presentaciones.

Redrado planteó la nulidad de una decisión de esa medida extemporánea de Grecco y solicitó su recusación, para que se aparte del expediente. Sustanciar una recusación demanda, normalmente, más de un día.

Pero, además, Grecco -dicen las fuentes judiciales- comentó entre algunos de sus allegados que había recibido muchas llamadas desde el poder político para que recibiera la apelación en un tiempo inhábil. Ahora quedó colocado en una situación muy incómoda y, quizá por eso, el camarista también dejó trascender que estaría dispuesto a separarse del expediente (excusarse).

La clave de este conflicto, en términos judiciales, pasa por el momento en que vaya a ser resuelto el conflicto por la Cámara en lo Contencioso Administrativo: si todos estos planteos fueran resueltos esta semana, se cree que Grecco y su colega José Luis López Castiñeira le darían la razón al Gobierno, mientras que si son resueltos la semana próxima, el Gobierno debería enfrentar un tribunal más imparcial, en el que Grecco podría quedar en minoría o, directamente, no estar presente (si se excusara).

Las ventajas

Por eso, Redrado, para desacelerar el trámite de la causa, pidió que la acción de amparo se transforme en una demanda ordinaria, que tramita por un trámite sumarísimo pero distinto del amparo: la jueza Sarmiento dispuso ayer ordinarizar el trámite y le dio a Redrado 24 horas para presentar el texto de la demanda readecuado al nuevo procedimiento.

Tramitar la causa como una demanda, en lugar de un amparo, en la que se plantee la inconstitucionalidad del decreto tiene varias ventajas evidentes. En primer lugar, los plazos para contestar que tendrán las partes son más dilatados (cinco días, en lugar de 48 horas), lo que le permite a Redrado ganar tiempo. En segundo lugar, lo más importante frente a la decisión de la jueza de suspender la remoción de Redrado es que la apelación que presente el Gobierno no suspenderá el fallo de la magistrada, sino que esa medida judicial se mantendrá en pie por varios días más, hasta que se pronuncie la Cámara en lo Contencioso Administrativo.

Los abogados manejan algunas cuestiones técnicas que tienen que ver con el efecto que produce presentar un recurso respecto de un fallo.

Para Redrado, lo más importante es que el fallo de la doctora Sarmiento subsista en el tiempo hasta que la Cámara se expida y, también, si fuera posible, hasta que pueda intervenir el Congreso Nacional.

Hoy, la jueza, cuando reciba la nueva demanda, deberá resolver el recurso planteado por el Estado contra su medida cautelar de suspender el uso de las reservas y la remoción de Redrado. Si el Gobierno aspiraba a presentar la apelación para suspender automáticamente el fallo de Sarmiento, la movida de Redrado logró el efecto contrario.

El tercer efecto del nuevo planteo de Redrado es que todo el trámite de la apelación se realiza en el juzgado, no en la Cámara. Y, además, ahora, también podrá contestar los argumentos de la apelación que presentó el Gobierno contra el fallo de la jueza.

Por eso, el cuarto efecto cae de maduro: el expediente recién llegará a la sala de feria de la Cámara Contencioso dentro de varios días, lo que le restará al Gobierno margen para obtener un fallo favorable.

Por otra parte, el juez penal federal Norberto Oyarbide resolvió ayer "habilitar la feria", es decir, interrumpir el receso estival, para darle curso a la acción impulsada por el procurador del Tesoro, Osvaldo Guglielmino, contra Redrado por presunto "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

La decisión de Oyarbide llama la atención de algunos observadores porque los jueces federales sólo interrumpen el receso cuando hay que realizar procedimientos importantes o hay detenidos. No basta con alegar una supuesta gravedad institucional para iniciar ya mismo una investigación criminal en la que no hay detenidos ni allanamientos ni prófugos.

Comentá la nota