Nuevo revés judicial para el Juez Pedro Hooft

La Cámara de Casación Penal rechazó un recurso interpuesto por la defensa del juez Pedro Federico Hooft contra la resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata, que refutaba la excepción de "cosa juzgada" que alegaba el magistrado.
Tal determinación permite que se dé continuidad a la investigación penal por la participación del letrado en "La noche de las Corbatas" y en el caso "Candeloro – García". El juicio político, se llevaría a cabo durante la primera mitad del 2010.

Según informaron organismos de Derechos Humanos, el 12 de noviembre pasado la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por los doctores W. Gustavo Mitchell, Guillermo J. Yacobucci y Luis M. García, rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa de Pedro Federico Hooft contra la resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata del 18 de febrero de 2008. Mediante esta resolución la Cámara Federal confirmaba la resolución del Dr. Alejandro Castellanos y rechazaba la excepción de cosa juzgada interpuesta por el magistrado acusado por la supuesta comisión de delitos de lesa humanidad.

En su fallo, la Cámara sostuvo que no se trata de una doble persecución penal como sostiene Hooft, dado que no existe multiplicidad de pretensiones punitivas, toda vez que el Jurado de Enjuiciamiento del Art.18 de la Constitución de la provincia de Buenos Aires no constituye un tribunal de justicia sino un órgano independiente que ejerce atribuciones de carácter político.

En su voto, el Dr. Ferro señaló que "los pronunciamientos del jurado de enjuiciamiento jamás podrían ser preciados como lo intenta el recurrente, capaces de determinar la responsabilidad penal con alcance jurídico- penal pues, por su naturaleza, sólo tienen el objeto de resolver sobre la remoción de magistrados e incluso y eventualmente pasar las actuaciones al ámbito penal por la posible comisión de un hecho ilícito".

También señaló que el jury no persigue castigar sino separar al magistrado del cargo, destacando que "si compartiéramos el criterio del apelante en el sentido que un pronunciamiento del jurado de enjuiciamiento hace cosa juzgada en relación a un proceso penal ordinario, caeríamos en el absurdo que en los supuestos en que se resuelve destituir al magistrado, éste jamás podría ser sometido a la justicia ordinaria".

La Cámara de Casación, por similares fundamentos, entendió que corresponde rechazar el recurso interpuesto por Hooft en esa instancia toda vez que no "se advierte en las circunstancias bajo examen que se haya afectado la garantía del non bis in ídem", puesto que "las instancias de sujeción y desenvolvimiento a las que alude el recurrente constituyen procesos que cumplen finalidades absolutamente distintas".

Ahora, el magistrado acusado por su supuesta complicidad y participación funcional con el terrorismo de Estado, interpuso un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

ANTECEDENTES DE LA CAUSA PENAL Y DEL JURY

La conducta desplegada por el Juez Hooft durante los años del terrorismo de Estado hizo que, en el mes de marzo de 2006, las Secretarías de Derechos Humanos de Nación y de la Provincia de Buenos Aires, así como distintos organismos de la ciudad de Mar del Plata (APDH, Abuelas de Plaza de Mayo, HIJOS, Familiares de Detenidos Desaparecidos) formularan denuncia una penal contra el magistrado la cual tramita actualmente ante el Juzgado Federal Nº 4 de Mar del Plata, a cargo del Dr. Alfredo López.

En el mes de septiembre del mismo año, organizaciones de derechos humanos y gremiales, entre ellas la Asociación Judicial Bonaerense, y la Comisión Provincial de la Memoria, en cabeza del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el ex Fiscal Federal Hugo Cañón, presentaron ante la Secretaría de Denuncias y Acusaciones contra Magistrados y Funcionarios de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, el pedido de juicio político contra Hooft.

El 20 de marzo del 2009 el Jurado de Enjuiciamiento resolvió que "El Dr. Hooft intervino prima facie en diversas causas formadas con motivo de los secuestros de las personas damnificadas durante la 'Noche de las Corbatas' y en el 'Caso Candeloro' y, de acuerdo a lo expresado en la información sumaria producida por la Secretaria de Control Judicial de la SCJBA se habrían cometido irregularidades".

De esta manera entendió que se debe dilucidar en la instancia de juicio público ante el Jurado de Enjuiciamiento la actuación e intervención del juez en la comisión de delitos de lesa humanidad en los casos "Noche de las Corbatas", "Caso Candeloro", "Visitas a centros clandestinos de detención habiendo omitido actuar", "Prandina", "Bourg" e "Ibáñez- Barboza".

Contra esta resolución Hooft interpuso un recurso ante la Suprema Corte de Justicia Provincial, el cual deberá ser resuelto una vez reiniciada la feria judicial en febrero de 2010.

Tanto en la denuncia penal como en el jury, Hooft está acusado de ser partícipe necesario de "privaciones ilegales de la libertad, desapariciones forzadas, torturas seguidas de muerte, así como de ser autor de los delitos de asociación ilícita agravada, violación de los deberes de funcionario público, denegación de justicia, abuso de autoridad, prevaricatos, ocultamiento de prueba y destrucción de objetos destinados a servir como prueba, todos en forma reiterada".

"EL 2010 SERÁ UN AÑO CLAVE PARA EL CASO HOOFT"

En declaraciones a 0223.com.ar, la Dra. Natalia Messineo, abogada de la comisión del Juicio por la Verdad, resaltó que al ser rechazado el recurso interpuesto por Hooft en la Cámara de Casación Penal, "se podrá continuar con la investigación penal hasta tanto se resuelva el jury; en todo caso, se podrá frenar si el Juez decide llamarlo a indagatoria".

En ese contexto, la letrada destacó que el próximo año será "clave" para el caso, ya que "se podrá avanzar en la investigación penal y, una vez conformado el nuevo Jurado de Enjuiciamiento, durante la primera parte del 2010 se estaría llevando el juicio político contra Hooft".

"Ya no hay posibilidades de que se siga demorando el tema como ha venido haciendo Hooft tanto con sus planteos dilatorios, como con la protección concreta que tiene en la Suprema Corte, y

Comentá la nota