Nuevo revés judicial contra el consorcio de regantes de Fiambalá

La Cámara de Apelaciones de Tucumán rechazó una acción de amparo interpuesta por el consorcio de regantes de Fiambalá, quiénes denunciaron daño ambiental por la cría de vicuñas en cautiverio en la Puna catamarqueña.
Las acciones legales tienen inicio a principios de 2002 y se extendieron hasta fines de 2009.

Con el fallo de la Cámara de Apelaciones, cuatro empresas dedicada a la cría y explotación de fibra de vicuña podrán ahora dar inicio a sus actividades.

Se trata de Puna Nueva SA, Criadero Grande, Arkha Mikhuy, y Kallpa SRL, todas situadas en plena precordillera, en cercanía de los límites con el país de Chile.

Los propietarios de los emprendimientos señalaron, con el retraso de 7 años de trabajo, la distracción judicial les imposibilitó obtener ganancias por más de $10 millones por la venta de fibra de lana de vicuña.

Es que, en los criaderos, tenían proyectado iniciar las actividades productivas con 500 vicuñas. Y según cálculos de los empresarios, ahora deberían tener en sus criaderos no menos de 3.000 vicuñas.

Actualmente, el kilo de lana de vicuña se paga 800 dólares.

Sobre un total de 900 regantes, solo 104 firmaron la demanda patrocinada por el abogado tinogasteño Julián Quintar.

Antecedente

Los regantes ya perdieron otro pleito judicial la empresa vitivinícola Cabernet de Los Andes, a la cual no permitían la llegada del agua.

La pelea por el agua en Medanitos tiene un historial que incluye varias intervenciones gubernamentales y la judicialización del tema. Hasta hubo retisencia a cumplir con una orden de la Corte de Justicia -la cuarta- para que el Consorcio de Riego de la localidad libere el agua.

Comentá la nota