Nuevo reclamo y presencia contra la contaminación

Esta mañana la persistente llovizna no pudo detener una nueva muestra de imágenes e información en la Plaza San Martín. En tanto, los vecinos preparan una asamblea general con todos los que tengan interés en ser parte.
Convencidos de que la única lucha que se pierde es la que se abandona, un grupo de vecinos de la ciudad no ceja en su postura de manifestar y denunciar mediante imágenes e información la multiplicidad de problemas de índole ambiental que se suceden en la ciudad de Mercedes. Se juntan todos los lunes en la plaza San Martín y en la mañana de hoy la persistente llovizna que cayó no fue impedimento para que volvieran a estar presentes, ante el desamparo que provoca el no cumplimiento de las leyes en la materia, la falta de educación específica y los nulos controles a las industrias, entre otras falencias que desnudan una política errática y perversa que está acabando con los recursos naturales en la ciudad. Ahora planean la realización de una asamblea abierta en la misma plaza, en fecha a confirmar, e invitando a todos los que deseen sumarse y tengan inquietudes similares.

Esta mañana en la Plaza San Martín nuevamente se colgaron, como cada lunes, fotografías ampliadas con las secuelas de la contaminación. Además se instaló cartelería informativa y de reclamo, que pudo ser apreciada por quienes pasaron por el céntrico lugar, a metros del Palacio de Tribunales y del Palacio Municipal. Muchos se mostraron solidarios y preocupados ante la situación, felicitando a los vecinos por el impulso que están dando a esta campaña de difusión e información. En las charlas sostenidas, otros comentaron datos de interés para la causa.

Asímismo, se supo que por estos días se realizará una asamblea entre todos los vecinos que quieran sumarse para tratar de iniciar acciones conjuntas y que se están preparando otras actividades.

En tanto, el problema de la contaminación en el partido de Mercedes es muy grave y va de mal en peor. El silencio y mutismo en este sentido no son buenos, ya que se siguen explotando los recursos naturales como el agua y el suelo sin ningún freno, motivados por el beneficio económico para unos pocos y generando un desequilibrio en el medio ambiente que debería ser cuidado por todos, con afecciones claras y contundentes para los propios habitantes de la ciudad.

Comentá la nota