De nuevo queda en el medio ese bendito PJ

Si efectivamente Eduardo Duhalde sale al ruedo, todo cambia en la política, también la local. José Eseverri debería orientar su paso dentro o cerca de esa estructura. La pregunta es en cuál de todas las versiones
Todo parecía dado para una sola definición de escenario, pero de golpe y porrazo se el caso se hizo doblete. Toda la atención estaba puesta en la apertura de la Expo 2009, que no deja de ser importante: hay que ver si el intendente José Eseverri, este domingo, se reconcilia con el campo hasta ese punto.

Pero el segundo posicionamiento es ahora casi inevitable: con la salida al ruedo de Eduardo Duhalde, cada vez más cerca de salir a disputarle la interna del PJ a Néstor Kirchner, a José Eseverri se le puede hacer imperativo definir dónde se para no solamente este domingo, en la Expo, sino también en 2010, cuando se jueguen las internas partidarias.

Si Duhalde termina de lanzarse al ruedo, ya hay dos actores locales que lo frecuentan: Mingo Vitale, que habla por teléfono con el ex presidente de la Nación y concurre a las reuniones que hace en el MPA: "de todos los candidatos que se pueden presentar como alternativa a los Kirchner, hay un amplio consenso en que el candidato sea el propio Duhalde, y él sabe que todos se lo piden por una razón simple. Cuando tuvimos que jugar con (Francisco) De Narváez el Colorado nos mató, nos traicionó, y nadie quiere volver a bancarlo. El candidato (a Presidente) es Duhalde", defiende Mingo.

El otro que está en el espacio es Juan Manuel García Blanco, el eterno retornado al armado local y seccional. García Blanco ya se alejó de Julián Abad, a quien venía apadrinando para tenerlo a mano como posible candidato a Intendente en 2011 si De Narváez jugaba dentro del PJ.

García Blanco es, también, una de las razones por las cuales el Pro le bajó el pulgar a Abad: en el grupo cercano a Gladys González no aceptan al ex intendente de Olavarría como armador de nadie, y menos de Abad. Junto con Blas González, y Abad, levantaron la candidatura del azuleño Edgardo Capelli a senador, para contraponerla a la de Ricardo Pagola: se aseguraron el odio de la principal referente del Pro en la provincia, la diputada Gladys González, y de a poco la que sumó puntos y quedó como referente local del macrismo terminó siendo Carola Patané.

Tras ese trance, Juan Manuel está de lleno al lado de Mingo. Todo indicaba que también al lado de la esposa de Vitale y concejal, Liliana Schwindt, pero la edil sigue cerca de Sergio Massa a varios metros de distancia de Duhalde, al menos por el momento.

Relación de José con todos ellos: nula. Y con Mingo hay aún más recelo porque hay un choque de Vitales: Mingo no se puede ver con Héctor, el jefe de Gabinete, y cree que el actual ladero de José Eseverri fue uno de los operadores para sacarlo del eseverrismo en la sucesión de Don Helios a su hijo.

Sigamos con los peronistas en danza. Y cómo se lleva José con ellos.

Es obvio que después de colocar dos concejales en el recinto, Miguel Santellán tendrá un rol de peso en el PJ y en la interna que se jugará en 2010.

Santellán siempre se identificó como duhaldista, dentro del peronismo hay un diagnóstico muy claro de su posición relativa (tiene floja imagen pública por su condición de sindicalista, pero todos le reconocen que es tal vez el más leal en un partido donde abundan las trastadas). Y a pesar de que no frecuenta los pasillos del MPA como Mingo el propio Duhalde lo tiene en cuenta.

¿Cómo se lleva con José? Le marca territorio, sobre todo porque el Intendente decidió asociarse en 2007 con la entonces presidente del PJ, Alicia Tabarés, con quien Santellán hacía yunta hasta que la legisladora saltó de espacio y terminó formando lista común con Eseverri. Desde ese momento, la destrucción de Tabarés está entre uno de los tres o cuatro objetivos centrales del grupo de Santellán. Aunque jamás lo admitan, desde el 28 de junio, cuando los vieron perder a ambos como candidatos testimoniales, creen que la meta no es descabellada.

Santellán también tuvo socios. Alberto Hernández era su ladero, pero todas las fuentes que consultó este cronista aseguran que el gremialista se cortó solo, y ya no se frecuentan tanto. Y que Hernández no logra hacer pie en la Ciudad, un dato que puede ser real si se observa que la inspectora de psicología Claudia Lajud (una de las militantes de su espacio) patinó hace diez días en su movida final para quedarse con el cargo de jefa distrital de Educación de Olavarría.

Ahora llegamos al punto: así como este domingo es importante ver si José Eseverri se sube o no al palco de la Rural, es igualmente crucial dilucidar si el 17 de Octubre, cuando Miguel Santellán monte su acto en memoria del General el Intendente asiste y se le para al lado.

Por el momento han cruzado señales al respecto, y la foto es importante por una cosa: si el PJ define el poder de la Argentina 2011 en internas abiertas para cargos electivos, si Eseverri no se afilia no tiene dónde pararse.

Pero hay más sectores locales, que están listos para dar pelea por una posición dentro del PJ si el año que viene todo se dirime en una interna del peronismo de las que dan que hablar.

Y allí el curismo sigue siendo el grupo político con origen en el PJ que dispone del mayor aparato movilizado para una interna. Habría que compararlo en eficacia, nuevamente, con el de Miguel Santellán, seis o siete años después de aquella interna del 2003 donde el curismo le ganó por un puñado de votos al tándem Jorge Larreche-Alicia Tabarés.

Desde entonces, Santillán ha crecido en estructura sindical y, por ende, en capacidad de torcer una interna.

El curismo, en tanto, se ha mantenido fiel a un único referente: Felipe Solá. Y más allá de que muchos piensen que el candidato a presidente del duhaldismo va a ser Duhalde, tampoco puede descartarse hoy que sean Carlos Reutemann o el propio Solá.

Comentá la nota