Nuevo paradigma de relaciones.

Por R. Viswanathan.

La visita de la presidenta Cristina Fernández a la India en febrero abre un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales.

La última visita a la India de un presidente argentino fue en 1994. En este período, la India se ha transformado profundamente. Es una India con un alto y sostenido crecimiento económico y en camino de convertirse en la tercera mayor economía del mundo. Sus empresas se han vuelto globales con inversiones y joint ventures en todo el mundo. La India se encuentra en la vanguardia de la sociedad del conocimiento y emerge como uno de los líderes mundiales en informática.

Por otro lado, los indios tienen una nueva percepción de la Argentina. Ven un país políticamente estable y maduro, con instituciones democráticas fuertes. Reconocen el hecho de que la Argentina ha soportado con éxito la crisis financiera global con un impacto adverso relativamente moderado.

El comercio de la Argentina con la India alcanzó los 1.300 millones de dólares en 2008. Las exportaciones argentinas a la India cruzaron el umbral de los mil millones de dólares en 2007.

Empresas indias ya operan en el mercado argentino con inversiones y joint ventures. Seis son del sector de la informática: Tata Consultancy Services (TCS), First Source, Cognizant, Irevna, Cellent y Aaliphta. Emplean a 800 jóvenes argentinos, capacitándolos y preparándolos para el mundo de los negocios globalizados.

Hay dos empresas indias agroquímicas (United Phosphorous Ltd. y Punjab Chemicals and Crop Protection Ltd.) operando en la Argentina.

Glenmark de la India está produciendo y exportando drogas oncológicas en las plantas de su subsidiaria argentina Síntesis Química.

ArcelorMittal, la compañía del empresario indio Lakshmi Mittal, adquirió la siderúrgica argentina Acindar y la distribuidora de acero inoxidable Majdalani. Hay una empresa en minería y otra en agronegocios.

De parte argentina, IMPSA, la empresa de ingeniería, ya ha establecido oficinas en Delhi y explora oportunidades en el sector de la energía. Empresas farmacéuticas exportan productos de biotecnología y tienen planes de invertir allí. Empresas argentinas han sentado presencia en el sector de equipos y repuestos de GNC (gas natural comprimido) en la India.

Las principales exportaciones argentinas a la India de aceite de soja y de girasol continuarán aumentando en los años por venir.

Aquí vemos una complementariedad perfecta entre la India, con una numerosa población de más de mil millones de habitantes y recursos territoriales insuficientes, y la Argentina, que tiene apenas 40 millones de personas pero casi la misma superficie que la India.

La Argentina puede aumentar sus exportaciones aprovechando el Acuerdo de Comercio Preferencial firmado entre el Mercosur y la India, que otorga tarifa privilegiada a 450 productos de exportación.

La inauguración del nuevo Consulado argentino en Mumbai durante la visita presidencial dará un gran impulso a los negocios entre ambos países.

La visita abrirá nuevas áreas de cooperación tales como energía nuclear, investigación espacial, defensa, educación, cultura y deportes, además de fortalecer la cooperación actual en ciencia y tecnología, agricultura e investigación antártica.

Las relaciones culturales se remontan a la visita de Rabindranath Tagore a la Argentina en 1924, como huésped de Victoria Ocampo, y al Festival de la India organizado en Buenos Aires en noviembre de 2008. También la visita de Maradona en diciembre de 2008 ha abierto la puerta para intercambios y entrenamiento en fútbol.

Considerando las complementariedades entre las dos economías, la atracción entre ambos mercados y esa nueva mentalidad de empresarios y gobernantes, ambos países podrían convertirse en socios a largo plazo, contribuyendo cada uno a la prosperidad del otro.

Comentá la nota