Nuevo museo: una pelea entre empresas lo frenó

Hasta el próximo miércoles, la obra del nuevo Museo de Bellas Artes Franklin Rawson estará paralizada. El Tercer Juzgado Civil dictó una orden de no avanzar en la misma, a raíz de un pedido de informe del estado de la obra, solicitado por la empresa Monárdez.
Su propietario expuso ante la Justicia que fue desvinculado del trabajo sin previo aviso y sin motivos aparentes por la empresa que ganó la licitación de la construcción y que lo subcontrató para que se hiciera cargo del trabajo. Monárdez solicitó este pedido de informe como prueba anticipada para usarla en caso de iniciar acciones legales posteriores contra sus contratistas. La inspección de las obras se llevará a cabo el próximo 9 de septiembre a las 10:30, por orden judicial.

Cuando el Gobierno provincial lanzó la licitación para construir el nuevo Museo de Bellas Artes que ocupará el edificio donde funcionaba el casino, resultó adjudicataria una UTE (Unión Transitoria de Empresas) conformada por Cicón SA (de San Juan) y San José SA (de Buenos Aires). A su vez, ellas subcontrataron a la empresa Monárdez para que se hiciera cargo de la construcción. Así sucedió hasta el pasado 16 de julio.

Según Horacio Humberto Monárdez, ese día San José SA le comunicó verbalmente que su empresa quedaba desvinculada de la obra y que Cicón tomaría la posta. Ante la falta de una explicación, y un comunicado en forma escrita, Monárdez recurrió a la Justicia, solicitando una constatación judicial del estado en que se encuentran las obras. Pedido que tuvo como desenlace la paralización de la construcción del nuevo museo hasta el próximo miércoles.

"Se trata de la causa llamada Monárdez Horacio Humberto, prueba anticipada, en la cual el actor, el señor Monárdez, solicita una constatación judicial del estado en que se encuentran las obras del Museo de Bellas Artes -explicó la jueza Myriam Bettio, a cargo del Tercer Juzgado Civil-. Para ello presentó las cartas notariales que envió a quienes lo contrataron, y después desvincularon, solicitándoles el pago de una suma cercana a los 60.000 pesos que supuestamente le adeudan".

La magistrada aclaró que esta acción judicial que inició Monárdez sólo prevé la confección de un informe sobre el estado de la obra del museo, y no un reclamo de pago de dinero adeudado ni de reincorporación al trabajo. Bettio explicó que una vez realizada la constatación, en la que participará personal judicial, un ingeniero civil designado y miembros de las empresas mencionadas, el juzgado a su cargo labrará un informe que entregará al demandante. Y que ahí termina su competencia, ya que sólo Monárdez podrá decidir si utiliza esa prueba anticipada para iniciar otro tipo de acción judicial contra los contratistas.

Ayer por la mañana los abogados de Monárdez notificaron a un escribano público que a pesar de la orden judicial de no innovar impartida por la jueza Bettio, las obras del nuevo museo no pararon. El profesional corroboró la denuncia al mediodía, y Monárdez aseguró que así tiene la posibilidad de iniciar una causa penal contra Cicón y San José.

Comentá la nota