COE: nuevo interventor, pocas expectativas

El gobierno bonaerense dispuso la semana pasada la intervención del Centro Oncológico de Excelencia (COE) de La Plata, fundado por el prestigioso médico José María Mainetti y cerrado en 2006. La institución estuvo gerenciada por el polémico empresario Néstor Lorenzo, dueño de la droguería San Javier y llamado por la ex ministra de Salud nacional Graciela Ocaña el "Yabrán de los medicamentos".
El anuncio de la intervención estuvo a cargo del ministro de Justicia de la Provincia, Ricardo Casal. Llamó la atención la ausencia del ministro de Salud, Claudio Zin, ya que la intervención del organismo corresponde al ámbito de la salud.

El encargado de llevar adelante el proceso interventorio será un abogado platense sin experiencia en ámbito médico y vinculado a dos fundaciones investigadas por la Justicia.

Se trata de Marcos Miguel Sorá, un hombre oriundo de La Plata, propietario de una empresa dedicada a la consultoría económica y financiera.

La experiencia en la administración de Sorá, por lo menos en su propia empresa, no es de lo más eficiente. La compañía, MTH SA, dedicada, según consta en el Boletín Oficial, al comercio, asesoría financiera y económica, así como exportación e importación, fue creada en el año 1999 y tiene domicilio en la ciudad de La Plata.

MTH SA tiene cuatro embargos que fueron resueltos en instancia judicial. Dos de ellos pertenecientes al año 2007 y los otros dos a 2009. En todos los casos culminaron en juzgados federales y el actor que procedió al embargo fue la AFIP.

Miguel Marcos Sorá llegó a la administración provincial de la mano del ministro de Justicia, Ricardo Casal. Es un abogado de 55 años, vinculado a la alta sociedad platense. Además de desarrollar su actividad profesional de abogado, forma parte de la polémica fundación Florencio Pérez, investigada por el juez federal Arnaldo Corazza por delitos penales tributarios. La fundación, que preside Raúl Kraiselburd, es socia de Codere, la empresa encargada de explotar el bingo platense, a la que la semana pasada el Ejecutivo provincial le renovó la licencia en forma automática, en un proceso poco claro e irregular.

Sorá, además, es consejero de la fundación Estadio Ciudad de La Plata, institución que también es investigada por el manejo irregular y discrecional de fondos. Esta organización es otra de las beneficiadas por los dividendos que otorga el juego, mediante el bingo, en la ciudad de La Plata.

A nivel profesional, el flamante interventor del Centro Oncológico de Exce-lencia fue suspendido varias veces por los Colegios de Abogados de La Plata y Capital Federal, por adeudar años de matrícula. Sorá no tiene experiencia en el área de salud, sin embargo, tendrá a su cargo la difícil tarea de recuperar el organismo, desvastado tras el paso de Néstor Lorenzo. Las expectativas no son para nada alentadoras.

Comentá la nota